La feria Loop de videoarte abre su edición más internacional y selectiva

El hotel Barceló Sants reúne las obras que presentan 52 galerías

La tercera edición del festival Loop de videoarte (www.loop-barcelona.com) abrió ayer sus puertas en el hotel Barceló Sants, con entrada en el interior de la estación, con el objetivo de consolidarse como una de las citas internacionales imprescindibles para conocer el momento actual del medio. Para conseguirlo se ha introducido este año un comité de selección de las galerías, que en su mayor parte son extranjeras, al tiempo que se busca que las obras presentadas sean estrenos absolutos, algo que ya empieza a conseguirse.

A medio plazo, el objetivo es que Loop sea el marco elegido por muchas galerías para presentar los nuevos trabajos de los videoartistas que representan, algo que atraería aún más la atención de críticos y coleccionistas. En esta edición, una decena de obras son totalmente inéditas, como por ejemplo el vídeo The kiss, de Eva Sussman, que puede verse en la habitación de la galería neoyorquina Roebling Hall; el vídeo Patagonia, de Magdalena Correa, en la galería barcelonesa Antonio de Barnola, y Reflect-on, de Jaime de la Jara, en la galería Fúcares, por citar algunos. En cualquier caso, lo interesante es que la mayoría de los vídeos presentados están realizados en 2005 y son escasísimos los ejemplos de piezas con más de cinco años.

Es lo que le corresponde a una feria que quiere tomarle el pulso a una técnica que, pese a las dificultades que aún tiene para ocupar su lugar en el mercado, se ha convertido en uno de los medios más brillantes de experimentación artística de los últimos años. Un rápido vistazo por las habitaciones que acogen la feria da cuenta de esta variedad del medio. Parece predominar la ficción, tanto en su vertiente poética, la más abundante, como irónica, tal como sucede en el curioso vídeo The rose conspiracy, de Martín Sastre, en la galería italiana Aborigena Corp, en el que el artista narra como Lady Di no murió sino que ahora vive en un lugar secreto de Montevideo al que ha colaborado a recuperar. La reflexión o la crítica a la actualidad están presentes en algunas piezas y, aunque menos que en la edición anterior, pueden verse también vídeos en los que la manipulación experimental de la imagen o la utilización directa de la animación digital se convierten en los protagonistas de las piezas.

"El vídeo tiene aún muchas potencialidades y está en la fase de experimentación, por lo que muchos caminos están abiertos", indica el coleccionista Jean-Conrad Lemaître, que este año ha sido uno de los integrantes del comité de selección de las galerías participantes junto a los galeristas Anita Beckers y Christian Viveros-Faune. "Aunque es un medio que se remonta a los años sesenta, desde hace cinco o seis años ha vivido un renacimiento y ahora lo utilizan casi todos los artistas". A juicio de Lemaître, la frontera entre el videoarte y el documental televisivo o el cine puede ser frágil, "pero el arte tiene que encontrar esta fina línea que lo distingue".

La feria Loop se celebrará hasta el próximo domingo y el público puede acceder, previo pago de 10 euros, a partir de mañana a las 17.00 horas hasta el domingo a las 21.00 horas. Paralelamente y hasta el 20 de noviembre, el vídeo es el protagonista también del Festival Loop, repartido en 135 espacios de la ciudad, al tiempo que hoy y mañana, en Caixafòrum, se ha organizado un ciclo de conferencias sobre el futuro del videoarte con la presencia de reconocidos especialistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 10 de noviembre de 2005.