Reportaje:

Un vaquero de veinte artistas

Mariscal, Ouka Lele, Chema Madoz, El Roto o Ceesepe presentan 'Winky Dinky', que eleva el pantalón a pieza de arte

Fernando Bellver es un maestro del grabado pero trabaja también la escultura, la pintura, la fotografía y la estampa digital. Dicen que su lógica, siempre divertida, es aplastante y, quizá, esta cualidad unida a lo polifacético de su arte, ha sido lo que ha permitido que se convierta en artífice de un proyecto inaudito. Hasta veinte artistas diferentes participan en Winky Dinky, que, aunque pueda sonar a muchas cosas infantiles, no es más que el nombre que se le da al salto del canguro. Sin embargo, tras la onomatopeya hay varias obras de arte y todas ellas creadas por y en torno a una prenda de vestir tan habitual como es el pantalón vaquero. Según Fernando Bellver, Winky Dinky nació con la idea de "aglutinar alrededor de un objeto las distintas técnicas gráficas que componen el universo de las artes seriadas". Y describe el cómo igual que si se tratase de algo usual y fácil: "Reunir a un grupo de amigos que aportaban sus conocimientos sobre lenguajes tan diversos como la serigrafía, el dibujo, la fotografía, el diseño, la literatura, la música, el vídeo y un pantalón vaquero". El resultado: el vaquero convertido en arte o el arte vertido en un vaquero. En cualquier caso, el vaquero como pieza de enlace de todo un discurso artístico.

Desde fuera, lo primero que se ve es una bolsa de papel con asas cuya portada, reproducida en el interior en forma de lámina, es de Ouka Lele. Dentro de ella, una caja de metal con la tapa personalizada por Javier de Juan que, una vez abierta, deja ver un paquete envuelto en un papel diseñado por El Roto. El papel envuelve el vaquero, unisex, que exhibe una etiqueta de cartón realizada por María Luis Sanz. Cosidos al tejano, la etiqueta de cuero, creada por Ceesepe, la cremallera, diseñada por Chema Madoz y el botón, obra de Javier Mariscal que, además, añade un Zippo. Pero además del pantalón, la caja guarda otras piezas con el mismo nexo, el vaquero. Guarda cuatro fotografías montadas en aluminio de Chema Madoz, Rosa Muñoz, Santalla y Ciuco, un DVD con un cortometraje de Juan Sterlich y otro cuya portada ha sido diseñada por Jon Peralta y con música creada por Naualivic. Todos ellos "obraron el milagro", dice Fernando Bellver en "su" pieza, en la que explica el proyecto y que forma parte del folleto que se adjunta y que incluye textos de Jorge Berlanga, Ramón Mayrata, Eduardo Iglesias, Lourdes Ventura y Paco Cano sobre el o los vaqueros.

Con la idea de Bellver, la galería Argenta y Nexo Creativo hicieron posible Winky Dinky, que hoy se presenta en la feria Estampa, en Madrid, y del que han producido una edición limitada de 600 unidades. Todo para elevar a pieza de arte un elemento cotidiano o una prenda "rellena de culo como las uvas están rellenas de vino", tal como dice el director artístico Paco Cano.

El proyecto contiene una reflexión irónica sobre el arte contemporáneo puesto que en su leitmotiv, el pantalón vaquero, abre un serio interrogante destinado a quien lo posea. ¿Qué hacer con él? ¿Ponérselo o enmarcarlo? Cualquiera de las dos opciones es posible, así como la de únicamente poseer una pieza de colección casi exclusiva. Con algunas de las piezas restantes ocurre algo similar, ya que no dejan de ser objetos cotidianos, una bolsa, una caja, papel de envolver...que han encontrado, gracias a las ideas de Bellver, una forma de reivindicarse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 09 de noviembre de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50