Reportaje:COYUNTURA INTERNACIONAL

El Reino Unido se estanca

La economía británica crecerá este año la mitad de lo previsto

El Reino Unido pasa por un proceso de ralentización que comienza a preocupar a los analistas. Los últimos datos confirman que el país no crecerá más allá del 2% este año, muy lejos del 3,5% de la previsión oficial. Los problemas siguen siendo la caída de las ventas minoristas y el estancamiento del sector inmobiliario, tradicionales motores de la economía británica.

Los analistas explican la ralentización por el estancamiento del comercio minorista y del consumo interno, que cayó un 0,8% en septiembre
El PIB creció un 0,4% durante el tercer trimestre, una décima menos en el segundo trimestre, para situarse en el 1,6% en tasa interanual

El PIB creció un 0,4% durante el tercer trimestre, una décima menos en el segundo trimestre y un 1,6% de tasa interanual, según las últimas cifras de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS). Los principales impulsores de la economía en este periodo fueron el sector servicios, con un aumento de la actividad del 0,6%, y el sector manufacturero, con un 0,4%.

Con estos números se aleja definitivamente la meta inicial del Gobierno británico que situaba el crecimiento para este año entre un 3% y un 3,5%. Hace unas semanas, la Cámara de Comercio Británica ha publicado un informe en el que reduce sus pronósticos de crecimiento desde un 2% hasta un 1,7% o 1,8% para este año, la menor alza del PIB en una década. Se confirma así el estancamiento de una economía que creció un 2,5% hace un año y un 3,1% en 2003 y que busca el rumbo para volver a ser una de las locomotoras europeas.

Balanza comercial

Los analistas explican esta ralentización por el estancamiento del comercio minorista y del consumo interno, un indicador que cayó un 0,8% en septiembre, completando el séptimo descensos mensual consecutivo. Además, el mercado inmobiliario, uno de los motores de la economía, se ha mostrado muy por debajo de sus niveles habituales durante los últimos 24 meses. Este escenario se ve agravado por un aumento del déficit comercial y presupuestario.

La balanza comercial del Reino Unido registró un déficit de 5.300 millones de libras (7.700 millones de euros) en agosto, un 35% más que en el mes anterior, debido al aumento de las importaciones de petróleo. Este indicador se aproxima a niveles históricamente altos, lo que además ha generado un desajuste en las cuentas públicas. Los pronósticos de los analistas señalan que el país llegará al 3,2% del PIB este año, superando el límite impuesto por el Pacto de Estabilidad de la UE. En los dos últimos dos cursos, el déficit ha rondado el 2,9%.

Las buenas noticias vienen por el lado del empleo. Entre junio y agosto el número de parados cayó hasta los 1,42 millones de personas. Con esto, la tasa de paro se sitúa en 4,7% el segundo dato más bajo en los últimos 30 años. Al mismo tiempo, la inflación se mantiene relativamente controlada. En septiembre subió un 2,5%, un dato menor de lo esperado y que se compara con el 2,4% de agosto. Esta subida moderada de los precios puede también interpretarse como una consecuencia de la caída en el consumo privado.

Reforma de las pensiones

Los analistas creen que la única forma de mejorar la economía británica es realizar profundas reformas en el mercado laboral. Para ello, desde la OCDE se sugiere que se mejore la capacitación de su fuerza de trabajo, que se dinamicen las políticas de innovación y tecnología y que se reforme y modernice la infraestructura del transporte.

Se sugiere, además, racionalizar y hacer más eficiente el gasto público. Los analistas también señalan que para incrementar el gasto en salud y educación, las políticas deben ir acompañadas por reformas que aseguren que los recursos serán mejor utilizados. Para ello, es clave la reforma del sistema de pensiones que debería simplificarse y mejorar sus incentivos para trabajar y para ahorrar. Con todo, el Reino Unido sigue siendo una de las economías más saludables de la Unión Europea.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS