_
_
_
_
_

Vitoria recuerda el antimilitarismo de Bachmann

"Quiero que la guerra llegue a su fin", dijo en una de sus novelas la escritora austriaca Ingeborg Bachmann (Klagenfurt, 1926-Roma, 1973) y ése fue el lema que mantuvo durante toda su vida, desde que siendo niña vivió la ocupación nazi de su país natal. Aquel acontecimiento marcó su vida y su obra literaria en todos los géneros que afrontó, desde la poesía a los guiones radiofónicos. Desde ayer, una exposición recorre en la Casa de Cultura Ignacio Aldecoa de Vitoria la vida y obra de la autora de Invocación a la Osa Mayor.

La exposición, organizada en colaboración con el Foro Cultural de Austria, se centra en esa vocación antibelicista de Bachmann, fijándose durante su recorrido cronológico en los principales momentos en los que mostró su oposición a la guerra y su apoyo a toda iniciativa de paz. Se hace hincapié, por supuesto, en los Diarios de guerra, que redactó con 19 años, nada más terminar la Segunda Guerra Mundial.

Le sigue un periodo de optimismo, hasta 1953, que dura bien poco: pronto vuelve la decepción ante el panorama que ofrece el mundo y hacia 1960, con el anuncio de la construcción del muro de Berlín vuelve a enarbolar la bandera del antimilitarismo. Fotos y paneles informativos completan el recorrido.

Su obra está caracterizada también por la denuncia continúa de las distintas formas de ejercicio de la violencia que sufren los hombres y, sobre todo, las mujeres. De todo ello habló ayer Adam Kovacsis, especialista en la obra de Bachmann, de quien ha traducido El caso Franza.

A lo largo de este mes, la Casa de Cultura acogerá la proyección de distintas películas basadas en sus relatos, entre las que destacan Malina, con guión a partir de la novela del mismo título, su única narración larga, que está considerada como la recreación de la historia de una súplica, de una confesión, de una pasión, del yo en busca de su identidad, en medio de una tensión insostenible.

Novela de clara raigambre centroeuropea, su versión cinematográfica se presentará el 9 de noviembre, a partir de las ocho de la tarde. Este programa dedicado a la escritora austriaca se cerrará con una velada lírica con la soprano Elisabeth Linhart y la pianista Julia Tsernova, el viernes 18.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_