Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pakistán investiga si un detenido es el fundador de Al Qaeda en España

La policía española duda de que se trate de Mustafá Setmarian

La policía paquistaní investiga la identidad de un miembro de Al Qaeda detenido recientemente, ante la sospecha de que pudiera tratarse del hombre al que Bin Laden encargó el diseño de la futura yihad (guerra santa) y la lucha química y bacteriológica. El sospechoso fue arrestado el 31 de octubre en Quetta, en la frontera de Afganistán, y los investigadores tratan de averiguar, sin gran convencimiento, si es Mustafá Setmarian, Abu Musab al Asuri, de 47 años, sirio nacionalizado español y fundador de la primera célula de Al Qaeda en España.

El Ministerio del Interior español esperaba ayer, con enorme cautela y muchas dudas, la confirmación oficial de la identidad del detenido. Pero ninguno de sus contactos en el exterior le permitió confirmar siquiera la sospecha de que pudiera tratarse realmente de Setmarian. El misterio y la discreción rodean la detención de tres personas en Quetta, una ciudad en la que los líderes de Al Qaeda se han movido siempre como pez en el agua. La descripción que los informes policiales hacen de Mustafá Setmarian, un tipo "de cabello pelirrojo, 1,70 de altura, ojos verdes, barba elegante, tez clara y aspecto occidental", coincide con la de uno de estos tres detenidos.

El sirio nacionalizado español, hijo de un maestro de escuela, es uno de los lugartenientes de Osama Bin Laden y amigo íntimo del mulá Omar, para quien trabajó durante el régimen talibán. Creó el Centro de Estudios Al Guraba para difundir el pensamiento yihadí y "llamar a la resistencia mundial", y dirigió los campos de entrenamiento terrorista de Derunta, en los que formaba a los muyahidin en el uso de armas químicas y venenos. El Gobierno de EE UU ofrece una recompensa de cinco millones de dólares por su captura.

La familia de Setmarian en Madrid asegura ignorar cualquier dato sobre su paradero. "No sabemos nada de él, y mi hija, con la que hablé hace muy poco, tampoco sabe nada. ¿De verdad lo han detenido? Sé que estaba en Pakistán, pero nada más", aseguraba ayer Alberto Moreno, el suegro del presunto dirigente de Al Qaeda desde su casa en el barrio madrileño de Moratalaz. Su hija Elena y sus tres nietos se encuentran en Qatar, país de 620.000 habitantes situado junto Arabia Saudí, tras haber sido expulsados de Kuwait, según señalan fuentes policiales.

Procesado en rebeldía

La Audiencia Nacional procesó en rebeldía a Mustafá Setmarian por su vinculación con la célula de islamistas radicales de Imad Eddin Barakat, Abu Dahdah, condenado recientemente a 27 años de prisión.

Setmarian creó a mediados de los años noventa un grupo que reclutaba muyahidin para enviarlos a Afganistán. Entonces vendía objetos árabes en el Rastro de Madrid y en una tienda de la calle Elvira de Granada. En 1995 se trasladó con Elena y su primer hijo al número 4 de la calle Paddock, en Londres, para dirigir la revista Al Ansar, el órgano de opinión del Grupo Islámico Armado (GIA), que entonces de editaba en el Reino Unido. Su ayudante era Omar Mahmun Toman, Abu Qutada, el hombre de Bin Laden en Londres, un tipo grueso y barbudo que justificaba en sus fetuas el asesinato de mujeres y niños por la yihad.

Setmarian fue investigado por Olga Sánchez, fiscal de la Audiencia Nacional, por su presunta relación con la matanza del 11-M, pero la policía no ha encontrado pruebas que lo vinculen con el ataque. Un atentado del que él mismo se desvincula y del que responsabiliza al Gobierno de José María Aznar por su apoyo a la guerra de Irak. "Que Dios sea misericordioso con sus mártires y los acoja", escribió sobre los siete terroristas autores de la matanza de Atocha que se suicidaron en un piso de Leganés (Madrid). Setmarian rindió homenaje a los autores del 11-M en un manifiesto de 11 páginas en árabe recogido el pasado mes de febrero en Risalat Al Muyahidin, un boletín creado por él mismo para comunicarse con sus yihadistas.

Fuentes paquistaníes consultadas por EL PAÍS en Quetta aseguran que el terrorista sobre el que recaen las sospechas de que podría ser Setmarian fue arrestado a las siete de la tarde del 31 de octubre en el barrio Goualmandi de esa ciudad cuando entraba junto a otras dos personas a la tienda Al Madina Utilities Store para comprar su desayuno, ya que todavía era Ramadán. El local se utilizaba como sede de la organización de caridad islámica Madina Trust.

El detenido iba acompañado por el saudí Chej Ali Mohamed Al Asim, que murió a causa del intercambio de disparos que los miembros de Al Qaeda mantuvieron con los agentes del servicio secreto paquistaní. El tercer detenido es la persona que regentaba la tienda, un afgano llamado Abdul Hanan, vinculado al grupo Jaesh Mohamed (Ejército de Mohamed).

Un país "especial"

El ministro del Interior y el de Información de Pakistán confirmaron ayer las detenciones, pero añadieron que las agencias de seguridad aún no han determinado la identidad de los sospechosos. "No hemos conseguido determinar, ni con nuestros servicios amigos, si el detenido es Setmarian. Pakistán es un país especial", señaló un responsable policial.

El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y el Ministerio del Interior españoles tampoco han podido aclarar la identidad del detenido. Ambos servicios tienen enlaces en Islamabad. "En los últimos meses los paquistaníes han desarrollado importantes operaciones contra las células de Al Qaeda. Esas detenciones han podido seguir el rastro de Setmarian. Si se confirmase, nos encontraríamos ante una excelente noticia para España", señaló ayer un jefe del CNI.

Pakistán es el refugio predilecto de la cúpula de Al Qaeda. El kuwaití Khalid Sheikh Mohamed y el yemení Ramzi Binalshibh, cerebro y coordinador del 11-S, fueron detenidos por el Ejército paquistaní en 2002 y 2003. La CIA sospecha que Bin Laden se oculta también en la frontera entre Afganistán y Pakistán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de noviembre de 2005