Reportaje:

Lotina: "Pensaba que tenía más crédito"

El técnico sigue en el Espanyol, pero en una débil posición tras haber estado virtualmente destituido

Taciturno y delegando parte del trajín en el segundo entrenador Tintin Márquez, Miguel Ángel Lotina dirigió ayer el entrenamiento del Espanyol. Durante dos días casi nadie apostó un chavo por él. Estuvo virtualmente destituido y hasta el tercer máximo accionista del club, Sebastian Javier, el mismo empresario inmobiliario que ha financiado fichajes y hará lo propio con un avión que pondrá a disposición de la plantilla, así lo confirmó en la noche del pasado lunes. La derrota ante Osasuna (2-0) y la caída al penúltimo puesto de la clasificación, parecían haber sentenciado a un entrenador al que, además de los resultados, se le reprocha haber cambiado varias veces el sistema de juego y haber mantenido rifirrafes con varios jugadores.

El club blanquiazul se pusó manos a la obra y empezó a buscar posibles sustitutos. La tarea no resultó fácil. La tensión fue creciendo. Las divergencias en el seno del consejo de administración se hicieron patentes. El consejero delegado, José Luis Morlanes, y el vicepresidente, Claudio Biern, abogaron por la continuidad de Lotina. Por fin, el martes por la noche y ante la clamorosa situación en falso del entrenador, el presidente del club salió a la palestra para ratificarlo en el cargo. La escasa fiabilidad de la puesta en escena presidencial fue tal que el propio Lotina, tras disculparse por no haber contestado a las llamadas de los periodistas durante dos días, admitió: "La sensación que había el lunes es que estaba fuera. No engaño a nadie, pero no sé los motivos por los que ha girado todo".

Es consciente el entrenador vizcaíno de que puede jugarse el cargo el próximo sábado en Montjuïc y ante el colista, el Athletic, al que acaba de regresar Javier Clemente. Supone Lotina que si se buscaba un relevo técnico era para intentar que el equipo reaccionara: "Como tengo la oportunidad de entrenar esta semana, voy a intentar que llegue esa reacción". El entrenador se sinceró: "Pensaba que tenía más crédito o que me había ganado más crédito [el año pasado clasificó al Espanyol para la UEFA], pero ya he visto que no. Cuando perdimos contra el Getafe en la primera jornada ya se empezó a hablar de destitución. Yo me reía, pero ya veo que algo de verdad debía haber".

El capitán del Espanyol, Tamudo, salió a la palestra para afirmar con contundencia que está al margen de la situación. "Querer hacer ver que la cabeza de Lotina está en manos de la plantilla, no tiene ni pies ni cabeza", dijo. Muy molesto, el delantero, sentenció: "Ya estoy cansado de leer siempre lo mismo. Si el problema son las vacas sagradas, la solución es sencilla. Si en un club no te quieren o dicen que tú eres el problema, lo más fácil es buscarte la vida por otro lado. Yo seguiré saliendo a hacerlo lo mejor posible, pero si el problema soy yo, hay que buscar una solución y fuera".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 02 de noviembre de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50