Fabra arremete contra los ediles rebeldes del PP en Benicàssim

La crisis del PP de Benicàssim ha provocado la reacción del presidente de los populares en la provincia, Carlos Fabra, quien ya advirtió de las consecuencias que iba a tener la "rebeldía" de los dos concejales del PP benicense que han dejado al Ejecutivo local en minoría. Fabra se ha enfrentado abiertamente con quien, hace un año y medio, posibilitó el acceso del PP al gobierno local, en coalición con un grupo independiente, y después de "aceptar" la renuncia de otro concejal díscolo, Javier Asín, que obtuvo a cambio el cargo de director general de Empleo. Tanto entonces como ahora, la llave ha estado en manos de la hermana de Javier Asín, la edil Mari Carmen Asín, que, de cumplirse con lo anunciado, será definitivamente expulsada del PP y pasará a formar parte del grupo mixto.

El PSPV fue la lista más votada en las últimas elecciones municipales y obtuvo seis concejales, los mismos que el PP. La corporación se formó con otros tres ediles independientes, uno del Bloc y otro de Esquerra Unida. Los independientes exigieron la alcaldía para formar un equipo de gobierno con el PP. La dirección popular accedió pero topó con los hermanos Asín, que se negaron a dar su voto al cabeza de lista independiente, Manuel Llorca. Uno de ellos, Javier, abandonó su puesto en el Ayuntamiento a cambio de un cargo en la Generalitat, pero el otro, Mari Carmen, se mantuvo en su idea, lo que posibilitó el acceso a la alcaldía del socialista Francesc Colomer. En julio del pasado año, Asín fue readmitida por el PP, cuyos dirigentes la convencieron para que votara una moción de censura a favor del independiente. Así, el PSPV, el Bloc y EU fueron desbancados a la oposición. Pero la fragilidad de este gobierno, sostenida además por una edil que ya había mostrado su disconformidad a los dictámenes del partido, ha acabado rompiéndose con la aparición de otro disidente, Carlos Pastor, quien también ha roto la disciplina de voto.

El PP pretende que la responsabilidad del caso recaiga también en el director general de Empleo, lo que ha provocado la reacción del PSPV que, en boca de su vicesecretaria general, Isabel Escudero, apunta que "anteponiendo el interés privado por encima del interés general, Carlos Fabra ha pedido la dimisión del director general de Empleo poniendo en tela de juicio el apoyo que le ha venido ofreciendo el presidente de la Generalitat, Francisco Camps".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS