Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ÁLVARO DE SOTO

"Las tesis de Olof Palme siguen vigentes 25 años después"

La propuesta de paz del presidente sueco Olof Palme, que murió asesinado en 1986 mientras paseaba por las calles de Estocolmo después de salir del cine, cumple 25 años. Para conmemorar esta efeméride, la Fundación Olof Palme, radicada en Badalona, organizó el pasado fin de semana unas jornadas sobre seguridad internacional que contaron con la participación del diplomático peruano Álvaro de Soto, delegado de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Oriente Próximo.

De Soto consideró que las tesis del socialdemócrata Olof Palme "siguen vigentes" pese a que el político sueco "murió antes del final del apartheid y de la caída del imperio soviético". "Ustedes estaban en lo cierto, nosotros estábamos equivocados", afirmó en 1982 el entonces vicepresidente de Estados Unidos, George Bush padre, en una visita a Suecia, en relación con las tesis del primer ministro sueco.

Palme murió en 1986 y su propuesta para pacificar el planeta cumple un cuarto de siglo. La guerra fría forma parte de los libros de historia, pero otros conflictos, como el que desde hace más de 50 años enfrenta a israelíes y palestinos, siguen sin resolver. Ello significa que las tesis de Palme no han quedado "desfasadas", afirmó De Soto, porque propugnaba que "hay que hacer frente al enemigo y al adversario entendiendo sus problemas".

"No existe ninguna posibilidad de negociación con los terroristas", afirmó De Soto, porque "no creen en el diálogo". También consideró que "sería un error dejar de atender a las aspiraciones frustradas de algunas comunidades y pueblos que pueden estar ahora en boca de quienes llevan a cabo acciones terroristas".

El principal objetivo del diplomático De Soto es contribuir a la pacificación de Oriente Próximo. "Hoy estamos ante una oportunidad", afirmó. La razón: la evacuación este verano de los asentamientos israelíes en la franja de Gaza, que ha implicado la "cooperación" entre la Administración israelí y la Autoridad Nacional Palestina. En la franja de Gaza había 21 asentamientos donde vivían 8.000 colonos judíos. "Queda mucho por hacer en los dos bandos", señaló. "En el lado palestino tienen que imponer la ley, controlar la violencia", dijo. Asimismo pidió al Gobierno israelí que "congele la construcción de asentamientos" y "elimine el régimen de clausura y restricciones" en los territorios palestinos.

De Soto lamentó los ataques que esta semana ha realizado Israel en la franja de Gaza, en respuesta al atentado suicida en la localidad de Hadera, donde murieron cinco civiles israelíes. En ambos bandos "se responde a la violencia con la violencia, y esto no resuelve nada", advirtió. "El peligro es que la situación no se controle" y "se corte" el clima de cooperación creado este verano a raíz de la evacuación de los colonos.

"Ambas partes dicen que están comprometidas en la Hoja de Ruta", el documento que pretende acabar con la violencia en estos territorios considerados sagrados por las tres religiones monoteístas, "pero su cumplimiento deja mucho que desear", concluye.

De Soto avanzó que "en las próximas semanas" el tráfico de personas en la frontera de Gaza y Egipto dejará de estar bajo la tutela de Israel y pasará a estar controlado por tropas egipcias, palestinas y de un tercer Estado aún por definir. El tráfico de mercancías continuará controlado por los israelíes. El diplomático valoró esta medida porque significará romper el aislamiento de la franja de Gaza, territorio donde viven casi 1,4 millones de palestinos, dos tercios de los cuales son refugiados.

El diplomático recordó que hoy en día, después de la evacuación de los colonos judíos de la franja de Gaza, este territorio "está aislado" y, por tanto, "su economía está colapsada". El desempleo ronda el 70% y "el Banco Mundial alerta del colapso del sistema económico palestino" por "el régimen de restricción de movimientos" y "el aislamiento del mundo exterior". La libertad de movimientos en la franja de Gaza y la apertura de las fronteras "van de la mano" del desarrollo económico, concluyó De Soto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de octubre de 2005

Más información

  • Delegado de la ONU en Oriente Medio