Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

BP ampliará su refinería en Castellón para dedicar al gasóleo la mitad de su producción

La reconversión implica una inversión de 200 millones de euros y un aumento de la plantilla

La compañía BP Oil anunció ayer que ampliará su refinería en Castellón para alcanzar un 48% de su producción dedicada al gasóleo (actualmente es del 37%). Los planes de la empresa prevén, además, la fabricación de coque, destinado a las cementeras y el abandono del fuel. La reconversión de la planta en el polígono castellonense del Serrallo implicará una inversión aproximada de 200 millones de euros y supondrá un incremento de un 15% a un 20% de la plantilla de la refinería, que actualmente integra a cerca de 500 personas.

A partir del año 2008, el 48% de la producción de la refinería que BP Oil tiene en Castellón será de gasóleo, lo que supone un incremento de once puntos respecto a la producción actual en esta planta y que se traduce en la puesta en el mercado de 750 millones de litros más de diésel. Así lo anunció ayer el director de la refinería de Castellón, Jorge Lanza, quien calificó de "comercialmente atractivo" el cambio que supondrá, también, la fabricación de un nuevo producto, el coque, que abarcará el 8% del total de la producción. El proyecto incluye, además, la eliminación de la fabricación de fuel, producto que hasta ahora ocupaba un 17% de las materias que salían de la planta. Lanza aseguró ayer que el suministro de fuel estará, en cualquier caso, garantizado por otros productores aunque, probablemente, habrá de ser importado.

La "reconversión" de la refinería de Castellón se debe, según su director, a la adaptación de su producción a la demanda actual. Los datos en los que se han basado señalan que mientras el consumo de gasóleo ha crecido un 9%, el de la gasolina ha disminuido un 2% y el de fuel industrial hasta un 5%. Pese a estos dos índices negativos, BP sólo dejará de producir fuel en Castellón, producto que ha dejado de consumir la mayoría de las industrias y que también rechazarán las térmicas que utilicen los ciclos combinados. Respecto a las gasolinas, y pese a la disminución de su consumo, las previsiones apuntan a un aumento de dos puntos respecto de la producción actual.

Sin embargo, la "estrella" del nuevo proyecto será el "coque", una materia prima que utilizan las cementeras y de la que, en España, se consumen 4 millones de toneladas de las que 3 son importadas. La comercialización de los 400.000 toneladas de este subproducto por parte de BP (hasta ahora sólo Repsol producía en Puertollano y A Coruña) supondrá una posición ventajosa, sobre todo, para las cementeras valencianas.

Los cambios previstos en BP supondrán, tal como apuntó Lanza, una inversión de 200 millones de euros y un incremento de su plantilla, que actualmente está integrada por cerca de 500 trabajadores, de ente un 15% y un 20%.

Entusiasmo oficial

El consejero de Economía, Gerardo Camps, que asistió a la presentación pública del proyecto manifestó estar "entusiasmado" con el mismo. Sobre todo por la necesidad, tal como reiteró de mantener el peso del sector industrial frente al terciario "muy vulnerable a los procesos de recesión", tal como dijo. Además, Camps destacó el hecho de que la refinería de Castellón cuente con el apoyo, como destino de inversión frente a otras plantas, del grupo y aseguró que contará con todo el apoyo de la administración autonómica.

Pese a que los plazos previstos apuntan a mediados del 2008 para la puesta en marcha de la ampliación y los cambios, el proyecto aún ha de ser aprobado, de forma definitiva, por el grupo y, posteriormente, solventar los trámites administrativos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de octubre de 2005