Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Algo inofensivo

El padre sabe que la población de algunos lugares de Europa acumula Tamiflu, un medicamento con glamour que creen les salvará de la pandemia anunciada. Pero el niño quiere un pajarito. Sin embargo, el padre no quiere arriesgarse, ahora no es posible comprar un pajarito para el nene con tranquilidad. Y además, ¿a quién se le ocurre pedir un pajarito ahora? No podía tener mayor sentido de la oportunidad, este crío. Pero está empeñado. ¿Y quién le dice ahora que es peligroso tener pajaritos?

El acojono le lleva a la risa tonta, y después de unos metros, murmura: "Fíjate que no sé si vamos a poder comprarlo. Creo que los pajaritos se han acabado. Así que, si no hay, no te enfades". El caso es que la película de Hichtcock, Los pájaros, fue obra de un visionario. A este paso, va a inspirar más pánico una simple gallina correteando por el campo que un terrorista de Al Quaeda con una mochila repleta de bombas. Y es que la vida es así. ¿Qué da más miedo a los vascos? Dentro de poco quizás respondamos que los pajaritos. Sí, esas aves migratorias que no pueden ser detenidas por ningún muro, y que se ciernen en nuestros cielos.

Volverán las oscuras golondrinas, piensa el padre, por la ruta del mar Negro y el Mediterráneo, o por la ruta del Atlántico, mientras el niño pide un pajarito-un pajarito-un pajarito, porfa-porfa-porfa, y el padre baja hacia la Plaza Nueva agarrando de la mano a su hijo y pensando si los loros contagian más que los pájaros pequeños, porque, claro, los loros no paran de chillar, y echan el aliento, y el niño sigue suplicando por un pajarito, solo uno. Pero no hay pajaritos para el nene. Cuando se adentran en el recinto de la plaza, intentando evitar las jaulas, el padre hace un esfuerzo inconsciente para no respirar y está a punto de decirle al niño que no se acerque a los pájaros, pero se contiene. Aún así, no le va a comprar al niño nada que tenga alas. No, no hay pajaritos de colores para el nene.

No es ningún crimen tratar de proteger a un hijo, por el contrario, es un deber para todo padre responsable. Es comprensible que, tras las últimas informaciones sobre la futura pandemia, la ciudadanía se defienda como pueda. El padre se afana en explicar a su hijo lo inexplicable: "Los pájaros deberían estar libres, como cualquier otro animal. ¿A ti te gustaría tener un pajarito encerrado en una jaula, privándole de su libertad? A mí, no, desde luego". En un último intento por quitárselo de la cabeza, exclama entusiasta: "¿No prefieres una tarántula, o una serpiente venenosa?"

"Algo inofensivo, para el niño", le dice a la madre horrorizada cuando llegan a casa.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS