LA REFORMA DEL ESTATUTO CATALÁN

Carod admite el "derecho de las Cortes a intervenir en el Estatuto"

El presidente de ERC, Josep Lluís Carod Rovira, se desdijo ayer, en un coloquio en Madrid, de su posición inicial de que no se podía tocar "una coma" del texto de la reforma del Estatuto de Cataluña, tal y como aparece aprobado por el Parlamento autónomo, y asumió "el derecho a que las Cortes españolas tomen posición" sobre el mismo. Carod trató de tranquilizar a los asistentes a un coloquio, organizado por la agencia Europa Press, entre los que figuraban numerosos empresarios, una nutrida representación de políticos nacionalistas catalanes y vascos, así como algunos socialistas.

Para ello, insistió en su intervención en el carácter que el Estatuto de Cataluña tiene de "pacto" con el Estado. Y subrayó que "es una mano tendida a los pueblos de España para convivir en paz, igualdad y libertad". Esta posición de Carod fue acogida muy favorablemente por los socialistas presentes en el acto: Diego López Garrido, secretario general del Grupo Parlamentario Socialista, así como los diputados del PSC Daniel Fernández y Teresa Cunillera.

Más información

El líder de ERC, siguiendo su estrategia contemporizadora, asumió, también, que "no se imagina" otra cosa que un Estatuto de Cataluña dentro de los márgenes constitucionales. Pero también criticó que "haya quien vea la Constitución como si España fuese una religión y el Estatuto, la Biblia", en alusión al PP. "La Constitución no es intocable. Existen mecanismos de reforma", dijo.

"Amplio consenso"

Pero Carod también advirtió de que si el texto de la reforma del Estatuto se rebajaba sustancialmente, a su paso por las Cortes españolas, "recortaría nuestra voluntad de pacto" y "podríamos pedir la retirada del texto y solicitar la convocatoria de elecciones anticipadas" en Cataluña. El líder de ERC argumentó su posición en el "amplio consenso" con que ha venido aprobado el texto desde el Parlamento de Cataluña, de un 88%.

Entre las consecuencias políticas de esa situación, apuntó que "dejaría tocada la credibilidad del discurso sobre la España plural del presidente José Luis Rodríguez Zapatero y supondría una decepción para los ciudadanos catalanes".

Carod insistió en que la aprobación de este texto no supone la independencia de Cataluña, que figura en el programa máximo de ERC. "Esto no es lo que planteamos ahora. No es lo que ha aprobado el Parlamento catalán", dijo Carod.

El líder de ERC señaló, también, a la vista de la polémica levantada por la reforma del Estatuto de Cataluña en el conjunto de España, que "los catalanes tienen la sensación de que existe una actitud de rechazo por el simple hecho de que el texto viene de Cataluña". "Lo más terrible es que esto no es de ahora", apostilló.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0005, 05 de octubre de 2005.

Lo más visto en...

Top 50