Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OCIO

Una plaga diezma a los héroes de 'Warcraft'

Animales y un error de programación propagan la peste por 'Warcraft'

Miles de cadáveres yacen putrefactos desde la mazmorra de Zul'Gurub hasta Ogrimmar, la capital del desierto. Una visión dantesca que no para de crecer día a día aunque se espera pronto una solución técnica.

Se trata de una plaga virtual que perjudica a los personajes de World of warcraft, uno de los juegos en red más popular, con más de cuatro millones de seguidores en todo el mundo desde su lanzamiento, en noviembre de 2004.

Después de meses dedicados a hacer que el personaje evolucione y consiga nuevas características para convertirlo en un héroe de leyenda, los jugadores pueden verlo morir en cuestión de minutos si la plaga que se extiende por diferentes zonas de este mundo virtual llega a afectarles, por culpa de un error de programación.

La plaga se ha desatado después de que los creadores del juego hubieran ideado una nueva misión en la mazmorra de Zul Gurub. Tras matar a Hakkar, el dios de la sangre, el personaje que lo consiga se contagiará con la peste puesto que la sangre del monstruo está infectada. Si el nivel del héroe infectado es bajo, incluso puede llegar a morir; pero debido a un error de programación la peste se extiende. Algunos jugadores después de acabar con Hakkar han contagiado a sus propias mascotas, de esta manera y a través del animal, la desgracia se propaga a otras zonas. Una vez las mascotas han llegado a Ogrimmar, por contacto transmiten la peste a las personas, explican en la BBC y las principales webs sobre juegos.

En foros de Internet se explica la visión de miles de cadáveres por las calles de ciudades de Warcraft. Blizzard, la compañía responsable del título intenta controlar el problema. El juego tiene más de cuatro millones de subscriptores, que pagan mensualmente entre 13 y 15 dólares, aunque la peste no afecta a todos. En el año 2000 muchos jugadores de Los Sims perdieron sus personajes por infección de cerdo guineano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de octubre de 2005