Yagüe remodela su gobierno tras la ruptura con el PA y amenaza con sacar más trapos sucios

La alcaldesa y García Marcos acaparan las áreas de poder en el nuevo organigrama

La alcaldesa de Marbella, Marisol Yagüe, hizo pública ayer la remodelación de su equipo de gobierno tras la expulsión de los dos ediles del PA acusados de coaccionar a trabajadores. Yagüe, que es responsable de Urbanismo, Hacienda, Participación y Seguridad Ciudadana, asume también Protección Civil y Bomberos, mientras que la tenencia de alcaldía de Puerto Banús, pasa a manos de la primera teniente de alcalde, Isabel García Marcos. La regidora anunció que "en los próximos dos días" dará a conocer nuevos datos sobre las irregularidades cometidas por el PA.

"Necesito poner orden y creo que la primera teniente de alcalde (Isabel García Marcos) hará un buen papel. Puerto Banús es muy importante y hay que empezar de cero", dijo Yagüe, que acusó al antiguo responsable del recinto portuario, Carlos Fernández, de crear un Ayuntamiento paralelo en las instalaciones municipales y hacerse llamar alcalde. "Ahora funcionará, seguro", añadió la alcaldesa, que con este nombramiento refuerza sin duda el papel de la ex socialista García Marcos en el equipo de gobierno, al darle una de las delegaciones más deseadas, que añadirá a las de Proyectos Estratégicos e Infraestructuras.

El resto de las áreas andalucistas pasan a depender de ex gilistas. Rafael Calleja, delegado de Mercados y Comercio, se encargará también de Turismo y Extranjeros; Tomás Reñones añadirá Fiestas a Juventud y Deportes; Limpieza pasa a Vicente Manciles, responsable de Obras Públicas; y Playas, Pesca y Medio Ambiente a Miguel Jiménez, teniente de alcalde de Las Chapas.

Yaguüe justificó el reparto en la "buena trayectoria" demostrada por sus compañeros en los dos últimos años, y que consideró dará un nuevo impulso a su gobierno hasta final de legislatura.

Otra de las próximas remodelaciones será la separación de las delegaciones andalucistas, que se encontraban todas juntas en las instalaciones de la tenencia de alcaldía de Puerto Banús por decisión de los concejales del PA. "Era un búnker inaccesible, todos eran afiliados al partido", explicó Yagüe, que indicó que incluso desconocía que personas habían sido contratadas por Turismo y Limpieza, pese a que ordenó a través de una circular que los contratos llevasen su firma.

Culpó nuevamente a sus antiguos socios andalucistas de "extorsionar" a trabajadores y "pagar favores políticos" con puestos de trabajo, y reiteró que "no podía permitir que dos personas que se han salido de la línea de honestidad y legalidad, prometida tras la moción de censura, salpicaran a todo el equipo de gobierno".

Aseguró que los dos ediles del PA destituidos, Pedro Pérez y Carlos Fernández, la tienen sometida a un "desgaste político y una presión inaguantable" aireando su vida privada en los programas del corazón, y anunció que en los próximos días dará a conocer documentación que acredita los contratos irregulares realizados por los dos ediles del PA.

Citó el caso de una mujer a la que el Ayuntamiento hubo de indemnizar con más de 5.000 euros por despido improcedente. La interesada le contó que no se le había renovado el contrato por no querer afiliarse al PA, y que cuando pidió trabajo a uno de los concejales expulsados, éste le indicó en su despacho con un movimiento de cabeza que ya sabía a quien tenía que dar la indemnización, a cambio de un contrato de seis meses. "Me dijo que se fue llorando y que está dispuesta a llevar su caso adonde sea", subrayó Yagüe.

La alcaldesa arremetió contra los partidos políticos que como el PP o Izquierda Unida han vuelto a pedir la disolución del Ayuntamiento de Marbella. Aseguró que la destitución de los dos concejales andalucistas no es ningún escándalo, y que los parrtidos "que se rasgan las vestiduras e incluso plantean la disolución del Ayuntamiento, son los que nunca han tenido la valentía de depurar responsabilidades internas", dijo, y se preguntó: "¿Preferían que tapásemos el asunto?"

Yagüe calificó de llamativa la posición del PP y recordó que cuando Javier Arenas era ministro de Administracions Públicas, cuando se produjo la moción de censura por la que ella llegó a la alcalcía, "dejó claro que no había motivos legales para disolver un ayuntamiento constituido constirucionalmente". "Aquí nunca han ganado unas elecciones [el PP] y llevan 25 años sin gobernar, por algo será", dijo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción