El Gobierno catalán suspende en vivienda, trabajo y seguridad

Bargalló admite que la acción del Ejecutivo debe ser más "contundente"

Un 5,5. Esta es la nota que los ciudadanos dan a la acción del Gobierno catalán según la encuesta semestral que el propio Ejecutivo hizo pública ayer y que refleja una caída de dos décimas en la valoración del Gobierno de Pasqual Maragall. Cinco áreas no llegan al aprobado: vivienda (3,73), lucha contra el paro (4,71), lucha contra la precariedad laboral (4,49), seguridad ciudadana (4,79) y tráfico (4,82). Ante estos datos, el primer consejero, Josep Bargalló, admitió que el Ejecutivo debe hacer más "visible y contundente" su obra de gobierno.

Basada en 1.400 entrevistas telefónicas realizadas entre el 12 y el 15 de septiembre, la encuesta sobre acción de Gobierno fue evaluada ayer en la reunión del Consell Executiu, el cual, según el primer consejero, se mostró dispuesto a enderezar la situación poniendo más énfasis en las "políticas sociales".

Y es que, mientras que los ciudadanos conceden un aprobado holgado a la acción de gobierno en materias como la defensa de los intereses de Cataluña, la cultura y las nuevas tecnologías, la evaluación global del Gobierno cae en picado cuando se analizan sus resultados en la lucha contra la precariedad laboral o el paro. Así, el 5,5 sobre 10 que los ciudadanos otorgan al conjunto de la obra del Ejecutivo de Pasqual Maragall supone una valoración dos décimas inferior a la registrada en la última encuesta, correspondiente al pasado mes de diciembre. En julio de 2004, los ciudadanos puntuaron con un 6,0 esta acción de Gobierno.

Al comentar estos resultados, Bargalló se mostró confiado en que la evaluación del Gobierno remontará con la próxima presentación de los Presupuestos de la Generalitat para 2006, de los que avanzó: "Subrayarán que las políticas sociales son el eje de este Gobierno".

A juzgar por las principales preocupaciones de los ciudadanos, el gasto debería ser importante en las áreas de acogida de inmigrantes y política de vivienda, ya que, de acuerdo con la encuesta, la primera fuente de preocupación de los catalanes es la inmigración, con el 27,9% de las respuestas espontáneas. Le sigue el paro, con el 25% de los encuestados. En tercer lugar se sitúan la carestía de la vivienda, con el 22,7% de las respuestas y la sanidad (18%).

Divididos ante la inmigración

La percepción que los catalanes tienen del fenómeno de la inmigración está dividida, puesto que mientras que el 41,6% de los encuestados consideran que es beneficioso para el país y para su economía, el 42,5% la ven como un problema, básicamente por motivos de seguridad ciudadana y falta de integración.

Preocupado por el hecho de que muchos ciudadanos consideren que el Gobierno catalán se ha volcado demasiado en la negociación del nuevo Estatut mientras que descuidaba otras prioridades, Bargalló insistió en vincular el nuevo texto con la necesaria política social. "Sin el nuevo Estatut este Gobierno no podrá desarrollar muchos de los compromisos adquiridos en el Pacto del Tinell", aseveró.

El Ejecutivo de Pasqual Maragall ya se ha puesto a trabajar para que el debate de política general que se celebrará en el Parlament entre el 18 y el 20 de este mes sirva de escaparate para publicitar su acción de gobierno, que considera "ahogada" por el "ruido mediático".

Pero este ruido no ha impedido que los ciudadanos perciban ciertas mejoras en la situación general de Cataluña. Así, el 32,9% de los encuestados consideran que ésta ha mejorado durante el último año, índice que en la última encuesta quedó fijado en el 26,7%. El 34,6% de los entrevistados consideran que la situación no ha variado, mientras que el 30,2% de los ciudadanos perciben un empeoramiento global. Este último indicativo es ocho puntos superior al registrado en la última encuesta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 04 de octubre de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50