Crítica:CLÁSICA
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Belleza y veracidad

Madrid cuenta ya con varios ciclos de conciertos de alta calidad planteados con rigor aunque sin pedantería. Es el caso de las series de Juventudes Musicales de Madrid, cuya presidenta, María Isabel Falabella, orienta con vistas a los mejores resultados artísticos y también para conseguir recursos destinados a becas de estudio y perfeccionamiento en el extranjero. Esta vez, el abono de JMM se ha iniciado con un tríptico de sesiones dedicadas a las Sonatas para piano y violín, de Mozart, en interpretaciones modélicas.

Se trata de la violinista Anne-Sophie Mutter (Rheinfelden, Alemania, 1963) y su colaborador habitual, el pianista Lambert Orkis, un dúo mítico que nos ofrece uno de los milagros de Mozart: la colección de sonatas mozartianas, un legado que permanece vivo porque conserva algo reservado a las creaciones geniales: la capacidad de sorpresa.

Juventudes Musicales de Madrid

Anne-Sophie Mutter, violinista; Lambert Orkis, pianista. Auditorio Nacional. Madrid, 26 de septiembre.

No se trata de la consideración debida a esa potencia de fuerza y de luz, de serenidad y pasión, de orden y pulsación humanística, sino de una verdadera pasión. El Auditorio Nacional parecía y era un caso de unanimidad enardecida, lo que rescata a Mozart y su obra de los excesos angélicos y la imitación del rococó.

Bien es cierto que Mutter y Orkis son comunicadores fuera de serie y alzan los pentagramas del salzburgués hasta niveles previstos por Wolfgang Amadeus, justamente aquéllos que a la belleza añaden veracidad y al bien sonar horizontes lejanos. A lo largo de la actuación el dúo se torna unidad y la calma, vibración.

Combinan en cada programa Mutter y Orkis sonatas de diversa fecha y variada circunstancia vital con lo que cada audición muestra prácticamente todos los registros de un compositor que, como si supiera de antemano la cortedad de su existencia, nos los ofrece enteros. Por todo ello, el dúo Mutter-Orkis alcanza, desde la intimidad a la expansión, la altura impuesta por Mozart en su música, misterio sin oscuridad y herencia viva, esto es, siempre actual.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS