Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Protesto

Protesto enérgicamente contra el uso que se ha hecho de la ciudad el 25 de septiembre de 2005 con motivo de la celebración del Campeonato Mundial de ciclismo. Me he sentido totalmente atrapado en mi ciudad, coartado de mi libertad de movimientos.

No entiendo por qué se tiene que utilizar las calles principales de una ciudad como Madrid para una celebración deportiva como con los partidos del Real Madrid. Ya está bien.

Esta ciudad cuenta con múltiples espacios donde celebrar estos eventos -Casa de Campo, Circuito del Jarama...- y otros espacios deportivos perfectamente utilizables para los mismos. ¿Se dan cuenta ustedes del coste que han supuesto para miles de madrileños las horas perdidas? Al parecer, no debe de ser suficiente con las obras.

Esto es como si en mi casa decido hacer reforma total, viviendo en ella, y encima celebro cualquier evento. ¡Hombre, por Dios! Todo Madrid levantado, los transportes públicos con retrasos y el señor alcalde nos obsequia con un evento deportivo. Ya está bien de meternos el deporte por las narices queramos o no.

Déjenme elegir el deporte que quiera y cuando quiera. Hagan gratis las pistas de esquí. ¿Por qué tengo que pagar carril-bici? ¿Por qué no lo pagan los ciclistas que lo usan (peaje)? Yo pago mi carretera (impuestos). ¿Tienen los ciclistas carné que demuestre que conocen las normas de circulación? (circulan por las carreteras). Los ciudadanos pagamos impuestos para que nos faciliten servicios, no para diversión o justificación de políticos. A los malos ecologistas habría que hacerlos ver que la contaminación generada el pasado viernes y sábado fue bastante mayor que si la circulación hubiese estado fluida. ¿Cuántas personas han podido fallecer porque los servicios de urgencias no llegaran a tiempo? ¿Y si hubiese habido una emergencia grande? Las calles, para circular; los parques y jardines, para el deporte, y los estadios y circuitos, para las competiciones.

Yo no obligo a nadie a compartir mis inquietudes, aficiones o actividades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de septiembre de 2005