Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior califica la situación de Melilla de "problema de Estado"

Rumí pide mayor implicación a los países del Magreb y a la UE

El secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, calificó ayer como "problema de Estado" la situación que vive Melilla, tras los últimos intentos de saltar la valla por parte de los inmigrantes subsaharianos que malviven en los bosques fronterizos de Marruecos. En una visita conjunta con la secretaria de Estado de Inmigración, Consuelo Rumí, ésta destacó los resultados de la colaboración de Marruecos y pidió mayor implicación a los países del Magreb y a la Unión Europea.

Camacho y Rumí visitaron el perímetro fronterizo junto con los portavoces de PSOE e IU de las comisiones de Interior e Inmigración del Congreso, y supervisaron los trabajos para duplicar la altura de la valla, de tres a seis metros. Ambos secretarios de Estado se reunieron después con una quincena de representantes de ONG. Varias asociaciones expresaron su preocupación por el aumento de violencia en el trato a los subsaharianos por parte de la Guardia Civil, según la portavoz de la comisión de Interior de IU, Isaura Navarro.

Pese a ello, en la rueda de prensa Camacho elogió la "magnífica labor" de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, "en una situación de presión y frente a un problema extraordinariamente complejo". Aseguró que el control fronterizo se sustenta en un "respeto exquisito a los derechos y libertades de los ciudadanos".

El responsable de Seguridad informará mañana, ante la comisión de Interior del Congreso, de los resultados de las investigaciones sobre la muerte de tres subsaharianos en la frontera en las últimas semanas. Camacho destacó la "transparencia" del Gobierno, que "realizará las investigaciones necesarias para depurar responsabilidades, si existen".

Rumí achacó el aumento de avalanchas a la eficacia de los controles en el Estrecho, y subrayó que "la cooperación con Marruecos está dando resultados". La responsable de Inmigración admitió que los flujos de subsaharianos "desbordan" las posibilidades de ambos Estados. Por contra, el presidente de Melilla, Juan José Imbroda (PP), que no se reunió la comitiva, denunció una "falta de colaboración total" de Marruecos en "los momentos clave", y se mostró "insatisfecho" con la política de inmigración del Gobierno, según Efe.

Por su parte, el portavoz socialista de la comisión de Interior, Ángel Martínez Sanjuán, criticó que el PP "haya preferido sacarse la foto a través de una visita particular" a Melilla de Ana Pastor, secretaria de Política Social y Bienestar, en vez de acudir, "como había aceptado", en visita parlamentaria junto con el Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de septiembre de 2005