Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otros 500 inmigrantes intentan un nuevo asalto masivo a la valla de Melilla

Durante la pasada madrugada, seis miembros de las fuerzas de seguridad y doce inmigrantes resultaron heridos leves

Unos 250 subsaharianos han logrado saltar la valla fronteriza de Melilla en un nuevo asalto masivo registrado esta noche y protagonizado por medio millar de inmigrantes. Los equipos sanitarios de urgencias atienden en las inmediaciones de la comisiaría a numerosos inmigrantes, que han llegado con cortes y contusiones. Mientras, la policía intenta localizar en medio de un despliegue sin precedentes, a los subsaharianos que han logrado saltar. Se trata de la segunda gran oleada en menos de 24 horas.

La policía ha cortado la carretera de circunvalación de la ciudad, que recorre el perímetro de la valla. Este nuevo asalto masivo se ha producido alrededor de las nueve y media de la noche en varios puntos de la valla fronteriza. Seis guardias civiles y tres inmigrantes han resultado heridos, aunque no se descarta que el número de heridos en el incidente sea mayor. Los inmigrantes han intentado saltar la valla aprovechando el desconcierto generado por la avalancha humana entre los encargados de la seguridad en la zona.

Fuentes de la Guardia Civil han señalado además que, una hora después de este intento, los agentes continuaban en los alrededores de la valla fronteriza tratando de evitar la entrada de más inmigrantes.

La mayor avalancha

Esta madrugada, más de medio millar de subsaharianos que malviven en los bosques fronterizos de Marruecos intentaron saltar la valla de Melilla en la que es la mayor avalancha de inmigrantes registrada hasta ahora en la ciudad autónoma, según la Delegación del Gobierno. Del medio millar, sólo cien consiguieron sobrepasar el doble muro y alcanzar territorio español, siendo posteriormente detenidos. Seis miembros de las fuerzas de seguridad y doce inmigrantes resultaron heridos leves.

Los 500 inmigrantes intentaron alcanzar territorio español entre las 5.30 y las 6.30 horas de la pasada madrugada, coordinados y divididos en grupos de 50 a 100 personas. Según la Delegación del Gobierno, los inmigrantes, en oleadas sucesivas y actuando en varios puntos, utilizaron gran cantidad de escaleras artesanales. El asalto se produjo a lo largo del perímetro entre el paso de Mariguari y los Pinares de Rostrogordo, donde el doble vallado tiene tres metros de altura y aún no se ha elevado hasta los seis metros como en otras zonas.

Los inmigrantes opusieron "gran resistencia" a las fuerzas de la Comandancia de la Guardia Civil desplegadas. El Instituto Armado, que contó con la colaboración del Cuerpo Nacional de Policía y de la policía local, tuvo que hacer uso de material antidisturbios, debido a que los inmigrantes se resistían a retirarse y reiteraban las tentativas de intrusión, haciendo caso omiso a la presencia de los agentes.

En los enfrentamientos resultaron heridos leves seis miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y doce inmigrantes. Todos ellos fueron trasladados al Hospital Comarcal de Melilla y dados de alta, excepto un subsahariano que permanece internado con fractura de muñeca.

270 escaleras intervenidas

La Delegación del Gobierno ha señalado que lograron acceder a Melilla unos cien inmigrantes, quienes posteriormente fueron conducidos a dependencias policiales, y que se han intervenido 270 escaleras abandonadas o arrebatadas a los inmigrantes durante su intento de intrusión o huida. La operación policial ha contado con el apoyo y colaboración de las Fuerzas Auxiliares marroquíes que detuvieron, en su propio territorio, a unos 50 inmigrantes subsaharianos.

El asalto se produce horas después de la visita a Melilla de los secretarios de Estado de Seguridad y de Inmigración, Antonio Camacho y Consuelo Rumí, respectivamente. Camacho calificó ayer de "problema de Estado" la situación que vive la ciudad autónoma. Rumí ha reconocido hoy que aún queda mucho camino por recorrer en el campo de la cooperación entre Marruecos y España, pero ha dicho que quien la critica tiene una mirada "injusta y corta", porque "el diálogo está siendo fructífero y la colaboración cada vez más efectiva".

La secretaria de Inmigración ha querido dejar claro, no obstante, que evitar la llegada de subsaharianos no sólo depende de la acción de España y Marruecos, sino de toda la Unión Europea y del Magreb, ya que Marruecos, además de país emisor, se ha convertido en país de tránsito, y la frontera sur de España es también europea.

En lo que va de año se han producido cerca de una veintena de intentos de asalto masivo del vallado, si bien este tipo de tentativas de entrada ilegal a través del perímetro fronterizo se registran diariamente con mayor o menor intensidad. Desde el pasado 28 de agosto tres inmigrantes han muerto en el asalto al muro. Dos de ellos fallecieron en el Hospital Comarcal de Melilla y el tercero en territorio marroquí.