Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De la Vega subraya la apuesta española por la cumbre iberoamericana

La vicepresidenta asegura en México que en el foro prevalecerá la eficacia sobre la retórica

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, subrayó ayer en México "la apuesta fuerte" de España por un cambio en profundidad de las cumbres iberoamericanas, cuya próxima edición se celebrará el 14 y 15 de octubre en Salamanca. También criticó "las insuficiencias" de estos foros en sus 14 años de historia, en los que "ha prevalecido la retórica y ha faltado eficacia".

La apuesta política española es, en palabras de la número dos del Gobierno, "de mucha envergadura para establecer un instrumento eficaz en el espacio iberoamericano".

La vicepresidenta se entrevistó durante una hora y media en la Residencia de los Pinos con el presidente de México, Vicente Fox, al que trasladó el deseo de que tenga un fuerte protagonismo en la cumbre de Salamanca. Además, le agradeció la cooperación del Gobierno mexicano en la lucha antiterrorista.

México es el último de una serie de países de la región -Costa Rica, Argentina, Brasil, Chile y Uruguay- que María Teresa Fernández de la Vega ha visitado para preparar la próxima cumbre iberoamericana. La vicepresidenta asiste en ciudad de México a la novena reunión de ministros de la Presidencia y Equivalentes de Iberoamérica.

Fernández de la Vega destacó la importancia de la Secretaría General Iberoamericana, con sede en Madrid, como instrumento para dar seguimiento a los trabajos de las cumbres y al cumplimiento de los acuerdos. El primer titular de este nuevo órgano será el uruguayo Enrique Iglesias, ex presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que asumirá el cargo el 30 de septiembre. "Será un secretario general de prestigio, respetado por toda la comunidad iberoamericana", dijo la vicepresidenta primera del Gobierno. Los dos secretarios generales adjuntos serán de Brasil y México, "las dos naciones que tienen que liderar Iberoamérica".

El nuevo formato de las cumbres, según explicó Fernández de la Vega en un encuentro con corresponsales españoles, constará de tres reuniones de trabajo con uno o dos ponentes, para luego entrar en un debate libre, sin prefigurar conclusiones. "De este modo los debates ganarán frescura", indicó.

El próximo será un año electoral en América Latina. La vicepresidenta española no ve ningún riesgo de quiebra de las cumbres por el cambio de gobierno en varios países. "Con la Secretaría General tendremos una estructura permanente que garantizará la continuidad", aseguró.

El balance que hace el Gobierno de las cumbres iberoamericanas puede resumirse así, según Fernández de la Vega: "Han permitido una aproximación a la realidad de los países; se ha reforzado la cooperación multilateral y, sobretodo, la bilateral. Las cumbres provocan reuniones sistemáticas cada cierto tiempo".

La vicepresidenta se refirió al giro dado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero a las relaciones de España con América Latina -"ocupan un lugar preponderante de nuestra política exterior, dijo"-, y destacó el proceso de integración social a través de las relaciones económicas. "España se está convirtiendo en el primer inversor en muchos países", señaló.

En el terreno de la política interna, Fernández de la Vega enfatizó que los Presupuestos Generales del Estado para 2006 son los más sociales de los últimos años. Sobre la reforma del Estatuto catalán, reiteró que debe realizarse "dentro de los límites de la Constitución y con el máximo consenso". Al referirse a un eventual diálogo con ETA, fue tajante: "El Gobierno ha dicho que si ETA abandona las armas de forma definitiva y se disuelve, entraremos en la posición de escuchar. No se ha producido". Además de mostrar su preocupación por el comportamiento del PP, se preguntó si algún día ese partido tendrá la responsabilidad de arrimar el hombro en la lucha antiterrorista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de septiembre de 2005