Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Carlos Gallego, fotógrafo

El fotoperiodista asturiano afincado en Cartagena Carlos Gallego falleció la noche del domingo 25 de septiembre, a los 47 años, víctima de una larga enfermedad contra la que luchó los últimos años.

Carlos Gallego nació en la localidad asturiana de La Nueva, en Langreo, y se trasladó a Cartagena cuando contaba con 17 años. Su pasión por la fotografía le hizo abandonar un puesto fijo en la empresa pública Bazán para dedicarse de lleno a una faceta en la que tuvo como referencia a uno de los grandes maestros de la fotografía, Henri Cartier-Bresson.

Inconformista y aventurero, en 1986 recibió el Premio Nacional Pravda de Fotografía por un reportaje que realizó en la Nicaragua sandinista, en el que plasmó la idea de la revolución y su implicación en la sociedad.

Además de acercarse a Centroamérica, Gallego acudió al Chile del dictador Pinochet para plasmar en imágenes las protestas de los demócratas chilenos contra los militares, que contaban con el apoyo de Estados Unidos.

Pero además de su faceta americanista, este fotoperiodista fue uno de los pioneros de la denuncia de la situación del pueblo saharaui en el desierto argelino, olvidados por todos los implicados en un proceso de descolonización, el del antiguo Sáhara español, que 30 años después todavía sigue empantanado.

En mayo de 1988 se integró en la plantilla del periódico La Opinión de Murcia. Pronto se convirtió en un referente por el sello personal que imprimía en las fotografías de los acontecimientos que se producían en la ciudad.

Entre estos acontecimientos cabe resaltar las luchas laborales en las empresas públicas.

Su último trabajo fue la exposición presentada en el Centro Histórico Fotográfico de la Región de Murcia (Cehiform), en la que se pudieron ver 65 de las fotografias de su vida profesional. La misa por el eterno descanso del fotógrafo se celebró ayer por la tarde en el tanatorio Estavesa de Cartagena.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de septiembre de 2005