Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La estación de metro de Sol tendrá una salida dentro de El Corte Inglés de Preciados

Los almacenes ceden parte de su suelo al Ayuntamiento a cambio de más edificabilidad

La estación de metro de Sol tendrá una nueva salida dentro del edificio principal de El Corte Inglés de la calle de Preciados, situado en los números 3 y 5. El Ayuntamiento de Madrid y la empresa propietaria de los almacenes firmaron un convenio en julio por el que ésta cederá 141,92 metros cuadrados al Consistorio a cambio de un aumento de edificabilidad de 908,6 metros cuadrados en el edificio de enfrente, el número 4 de Preciados. Para eso, el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, deberá modificar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 1997, propuesta aprobada ayer en la Comisión de Urbanismo. El edil de IU, Justo Calcerrada, denunció el "trato de favor" hacia la empresa.

El convenio firmado el pasado julio especifica que el acceso al metro dentro de uno de los edificios de El Corte Inglés -que ocupará parte del sótano y la planta baja-, es necesario para evitar la construcción de una salida del metro en el centro de la calle de Preciados.

Hace un año, empezó a hacerse una nueva boca del metro en la calle de Preciados. La noticia cogió por sorpresa a vecinos y comerciantes, que desconocían que un nuevo acceso a la estación de Sol iba a situarse en mitad de la calle de Preciados (de 12 metros de anchura), restando así cuatro metros a la vía y dificultando el tránsito de viandantes. El PSOE se posicionó contra de este proyecto, que finalmente fue desechado.

El convenio explica que el Ayuntamiento compensará a los grandes almacenes con un aumento de edificabilidad, 908,6 metros cuadrados, en el edificio situado en Preciados, número 4. De ellos, 473,06 metros cuadrados corresponden al pago de la cesión de suelo, y 435,62, a una indemnización por "cese de actividad comercial durante las obras", cuyo tiempo de ejecución está calculado en 12 meses. El Departamento de Patrimonio cifró el pasado 30 de junio el cese de actividad en 1,7 millones de euros, como base de ese cálculo.

El inmueble sobre el que El Corte Inglés gana edificabilidad está protegido por la normativa municipal. Por eso, el Consistorio deberá modificar el PGOU para "establecer unas condiciones urbanísticas particulares". Entre ellas, deberá modificar su catalogación, para que pase de "grado estructural a grado volumétrico". Son los nombres de los dos grados en los que se subdivide el nivel 2 de protección, el intermedio, que establece el PGOU, según fuentes técnicas.

El grado estructural implica la posibilidad de autorizar obras de reestructuración parcial, mientras que el volumétrico es el de menor protección y, según las fuentes, permite además vaciar el interior del edificio, aunque con la obligación de mantener la fachada. Pero, además, el Ayuntamiento modificará el régimen de obras y usos. Esto significa que abre las posibilidades de obras en el interior e implanta el uso de servicios comerciales en todo el inmueble.

Beatriz Lobón, coordinadora general de Urbanismo, aseguró que el "edificio seguirá protegido" y que lo que se va a establecer es un "régimen de obras diferente".

Pero el convenio con El Corte Inglés también obliga al Consistorio a modificar el Plan General de Ordenación Urbana en los números 3, 5 y 9 de la calle de Preciados y en el número 10 de la Puerta del Sol. El documento especifica que así posibilita "su regularización urbanística". Fuentes técnicas explicaron que estos inmuebles tienen varias licencias denegadas por obras realizadas con anterioridad y que en el futuro serán regularizadas.

En los dos primeros edificios se trata de recalificar como dotacional los metros cuadrados que irán al Consistorio, pero también cambia el régimen de obras. En el número 9, un edificio unido funcional y físicamente a los otros dos, también se modifica ese régimen. Por último, en el edificio de la Puerta del Sol, 10, el Ayuntamiento reduce su protección al grado volumétrico.

El concejal Justo Calcerrada, de IU, criticó las facilidades que recibe El Corte Inglés. "Si todas las empresas a las que molestan las obras tuvieran un trato de favor como El Corte Inglés, la gestión del alcalde sería de juzgado de guardia", manifestó Calcerrada.

Lobón aclaró que ahora el Ayuntamiento y Metro de Madrid deberán firmar un convenio para precisar cómo se construye el acceso a la estación desde los grandes almacenes. La ejecución de esta obra no podrá iniciarse antes del último trimestre del año que viene, debido al largo proceso de tramitación que conlleva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de septiembre de 2005