Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Catorce pueblos del sur de Granada sufren restricciones de agua de 16 horas al día

Los 15.000 habitantes de la comarca de la Contraviesa, al sur de la provincia de Granada, sufrieron ayer su primera restricción de agua para suministro humano. Los cortes, de 16 horas, se deben al escaso caudal de la balsa de Torvizcón que surte a la zona. El gerente de Aguas y Servicios, la empresa suministradora de los municipios afectados, señaló que la balsa (actualmente al 15% de su capacidad) sólo garantiza la distribución para dos semanas. El área afectada por los cortes necesita que entren en ese depósito unos 40 litros por segundo, pero ahora sólo entran 20.

La Junta de Andalucía y la Mancomunidad de municipios de la Costa de Granada negocian desde hace días con la comunidad de regantes del río Trevélez (en la parte alta de la comarca de la Alpujarra) para que cedan más agua a los pueblos de la zona. Trevélez deja pasar ya un tercio de su caudal hacia el municipio de Cástaras, que a su vez tiene que verter parte de esa agua en la balsa de Torvizcón, según un acuerdo que firmó ese municipio con los pueblos que sufren los cortes. Pero los regantes aducen ahora que el río ha menguado mucho debido a la sequía del último año y se niegan a dar más cantidad.

Los alcaldes de los municipios afectados han perforado pozos, pero dicen que el agua que surge no es apta para el consumo al contener demasiada cal, sal e incluso nitratos. Los propios municipios reconocen que las medidas para el ahorro debieron adoptarse antes, pero ninguno ha querido dar mala imagen a los turistas, principal fuente de ingresos durante los meses de verano.

El Gobierno andaluz anunció el pasado martes que redactará un decreto en el que se dará prioridad al derecho de los ciudadanos a consumir agua si los regantes de Trevélez siguen con su negativa. Pero el gerente de la suministradora aseguró a Efe que ese envío no será suficiente, ya que durante el transporte se pierde el 40% debido a las fugas.

Las poblaciones afectadas por los cortes son Albuñol, Albondón, Rubite, Polopos, Sorvilán, Gualchos, Castell de Ferro, Torvizcón, La Rábita, Lújar, Alfornón, Cortijos, Los Yesos y La Mamola. La Junta se ha comprometido a construir una nueva balsa de más capacidad para tratar de garantizar el suministro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de septiembre de 2005