Crónica:FÚTBOL | Cuarta jornada de LigaCrónica
i

Málaga y Alavés se pierden en el centro del campo

La receta de Antonio Tapia, el entrenador del Málaga, es sencilla: una defensa contundente, liderada por Fernando Sanz, unida a un centro del campo musculoso, capitaneado por Anderson, resultan en un equipo rocoso que vive volcado a la izquierda, desde donde operan Duda y Valcarce. Muy distinta pero igualmente sencilla es la apuesta de Chuchi Cos, el preparador del Alavés: a una defensa cargada de años y sutileza, en la que destaca Pellegrino, el Alavés añade un centro del campo liviano, técnico e imaginativo, con De Lucas, Jandro y Nené como referencias.

Resulta, sin embargo, que dos modelos tan distintos convergen en un mismo tipo de jugador: Aloisi, del Alavés, y Morales, del Málaga, son tan parecidos, tan potentes y peleones los dos, tan poco dotados con el balón en los pies, que hasta compartieron vestuario la campaña pasada, en el Osasuna. Empeñados en confrontar estilos, los ataques de los dos equipos se ahogaron cuando el balón le llegó a sus delanteros o a las inmediaciones del área contraria. Quizás por eso el partido quedó a expensas de las jugadas a balón parado: Arnau, el portero del Málaga, reaccionó a tiempo cuando Aloisi recordó a la salida de un córner que lo suyo es rematar de cabeza. Y Costanzo, el del Alavés, vio impertérrito cómo su poste derecho repelía una falta votada por el Málaga.

MÁLAGA 0 - ALAVÉS 0

Málaga: Arnau; Gerardo, Navas, Fernando Sanz, Valcarce; Nacho, Edgar (P. Esteban, m 13), Anderson Silva, Hidalgo (Manu Sánchez, m. 31), Duda; y Morales (Salva, m. 13)

Alavés: Costanzo, Edu Alonso (Mena, m. 16), Juanito, Pellegrino, Coromina; Carpintero, Astudillo, Jandro (Gaspar, m. 16) Nené, De Lucas; y Aloisi (Antchouet, m. 24).

Árbitro: Puentes Leira. Amonestó a Morales, Aloisi, Edu Alonso y Gerardo. Expulsó a Anderson Silva (minuto 86) por doble tarjeta amarilla.

Unas 20.000 espectadores en el estadio de La Rosaleda.

Sólo Duda llevó peligro hasta el área del Alavés, pero al Málaga le faltaron remate y recursos, ofrecer más opciones que la de volcar balones al área para que Morales los rematase de cabeza.

El Alavés, enredado en el área, sólo apareció con un trallazo de Nené desde fuera del área, abortado por Arnau.

Tan caro estaba el gol que los entrenadores movieron ficha: Salva entro por Morales y Antchouet lo hizo por Aloisi. Pero nada cambió, ni siquiera cuando Anderson, que había llevado todo el peso del centro del campo del Málaga, fue expulsado. Málaga y Alavés buscaron caminos distintos hacia el gol, pero los dos acabaron perdidos en el centro del campo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 21 de septiembre de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50