INTEGRACIÓN ENERGÉTICA

Pizarro recurre ante la Audiencia y exige "juego limpio" a la CNMV

Endesa denuncia por inconstitucional que no pueda defenderse de la OPA de Gas Natural

"Ustedes, seguramente, ganarán. Pero déjenme jugar". Sosteniendo un ejemplar de la Constitución española en la mano derecha, Manuel Pizarro se presentó ayer ante la prensa como el presidente de una empresa, Endesa, a la que se impide batallar "en igualdad de condiciones" frente al asalto de Gas Natural, al que no se deja decir lo que piensa sobre la oferta pública de adquisición (OPA) de la gasista y al que se niega el derecho a intentar persuadir a los accionistas de que rechacen la OPA. Por todo ello, Pizarro pidió "juego limpio, ya que se va a poner a prueba toda la arquitectura institucional española y España no se merce dar una mala imagen fuera".

La triple acusación fue dirigida, en primer lugar, a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que, por carta, ha recordado a Endesa que no puede "realizar o concertar" operaciones que tengan por objeto principal "perturbar el desarrollo de la oferta", de acuerdo con el artículo 14 del Real Decreto sobre OPA.

Más información
Gas Natural reclama a Endesa que no movilice a sus accionistas contra la OPA

Libertad de expresión

La segunda denuncia iba dirigida a Iberdrola que, según Pizarro, ha mandado a la eléctrica un requerimiento notarial en el que "nos dice que no podemos expresar libremente nuestra opinión". Y, la tercera, a Gas Natural que, según el presidente de Endesa, también le habría advertido de que "no podemos dirigirnos a nuestros accionistas". La gasista e Iberdrola -que se ha comprometido a quedarse por 8.000 millones de euros con parte de los activos del grupo resultante de la compra de Endesa por Gas Natural- habrían basado sus peticiones a Endesa sobre la propia resolución de la CNMV.

La reacción de Endesa ha sido plantar cara al supervisor y regulador de los mercados bursátiles. "Presentaremos un recurso contencioso-administrativo ante la Audiencia Nacional contra un acto que cercena los derechos individuales de Endesa", anunció Pizarro, que a lo largo de las casi dos horas en las que contestó preguntas repitió más de cinco veces que "Endesa es su pasión tardía, porque antes lo del kilovatio me aburría". El tono vehemente que empleó el presidente, que se dijo "indefenso", dio fe de ello.

A los pocos minutos, el presidente de la CNMV, Manuel Conthe, restó importancia a la medida decidida por Endesa. A su juicio, "cualquier jurista se ríe de ese recurso". Conthe hizo un llamamiento a la calma y defendió la actuación del supervisor, al afirmar que lo único que ha hecho con su carta a Endesa es recordar cuál es la normativa vigente sobre las OPA.

Mientras, a pocos metros, el consejero delegado de Endesa, Rafael Miranda, iba asintiendo ante las afirmaciones de Pizarro, éste subrayó que la pasividad exigida por el mencionado artículo 14 del Real Decreto se refiere a que Endesa no puede realizar "operaciones societarias concretas" para perturbar la oferta, "pero no puede utilizarse para afectar a los derechos fundamentales". Pizarro se comprometió públicamente a no incumplir ninguno de sus preceptos.

Según la CNMV, la cúpula de Endesa puede "expresarse libremente" y dar su opinión a los accionistas actuales de la compañía en relación a la oferta de Gas Natural. El límite, añade, es "tramar" que nuevos inversores compren paquetes de acciones para intentar "perturbar" el proceso.

El papel de Axa

A este respecto, Endesa asegura desconocer las intenciones de la aseguradora francesa Axa, que el pasado 8 de septiembre comunicó a la CNMV que ha elevado su participación en Endesa, en total, a un 5,35%. Gas Natural admitió ayer que conocía desde hace varios días las intenciones de la aseguradora, que desde Francia describió su participación en la eléctrica española como "financiera y no estratégica". La gasista, que ha condicionado su oferta a la aceptación de un 75% del capital, se desligó de las intenciones de Axa. Pizarro dijo que el grupo francés no puede reclamar presencia en el consejo de administración porque su participación no alcanza el 7%.

El presidente de Endesa reiteró que cuenta con el "respaldo" de los accionistas frente a una oferta que "atenta contra la competencia". La alternativa que les ofrece frente a la OPA es una Endesa "independiente" que "ya es un gigante con distintas patas, también de gas". Pizarro continuará con su gira autonómica contra la OPA. El lunes, en Ponferrada (León).

Manuel Pizarro, durante la conferencia de prensa en la que anuncia el recurso ante la Audiencia Nacional.
Manuel Pizarro, durante la conferencia de prensa en la que anuncia el recurso ante la Audiencia Nacional.REUTERS

"No seré empleado de La Caixa"

Si a alguien le quedaba alguna duda sobre la posibilidad de que la Oferta Pública de Adquisición (OPA) de Gas Natural sobre Endesa pudiera llegar a reconducirse por la vía amistosa y con Manuel Pizarro en algún lugar en el grupo resultante, el propio presidente de Endesa cerró ayer la puerta con una declaración contundente. "Ni hay ni habrá negociaciones. Yo nunca seré un empleado de La Caixa", espetó.

Pizarro recordó que en el pasado había habido conversaciones con La Caixa para llegar a algún tipo de acuerdo en el sector energético con sus respectivas empresas. Sin embargo, añadió, para que la negociación hubiera podido arrancar se hubieran debido dar condiciones en relación con "la ecuación de canje, el gobierno corporativo y que yo nunca pactaré al margen de la empresa". Más tarde, aclaró que no estaba poniendo condiciones a una hipotética negociación con La Caixa con vistas al futuro, sino que se refería a los requisitos que ponía en el pasado y que no se cumplieron.

Manuel Pizarro desveló que de las "conversaciones, que no negociaciones" que mantuvo con el presidente de La Caixa, Ricard Fornesa, se desprendió "algún tipo de compromiso de no hostilidad". Hace poco más de un año, cuando La Caixa pretendía ya comprar Endesa y crear un conglomerado energético junto con Gas Natural y Aguas de Barcelona (Agbar), desde la entidad financiera se señaló que "la operación será amistosa, o no será".

En todo caso, y como contraste al tono dolido y de enfado de su sonada rueda de prensa, el presidente de Endesa definió sus relaciones con Fornesa y con el director general de La Caixa, Isidre Fainé, como "magníficas".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS