Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere un subsahariano en el quirófano tras otro asalto a la valla fronteriza de Melilla

Es el tercer inmigrante que fallece en el entorno de la ciudad autónoma en sólo 20 días

Un inmigrante subsahariano falleció a las diez de la mañana de ayer en un quirófano del Hospital de Melilla. Había sido acercado por un compañero desde Marruecos hasta la frontera española a las 6.15, con síntomas de asfixia. La Guardia Civil lo introdujo en la ciudad y avisó a una ambulancia. El compañero del fallecido declaró que éste no había participado en el asalto perpetrado por inmigrantes a la valla fronteriza sólo 40 minutos antes. Se trata del tercer subsahariano muerto en el entorno de Melilla en 20 días. El juez y el Ministerio del Interior han abierto sendas investigaciones.

Entre las 5.20 y las 5.25, un grupo de subsaharianos intentó asaltar la doble valla fronteriza de Melilla junto al paso peatonal de Farhana, al norte de la ciudad. Eran unos cuarenta, según el cálculo de la Guardia Civil a partir del número de escaleras intervenidas tras el intento. Desde el lado español, fueron reprimidos por la Guardia Civil, que utilizó material antidisturbios, y desde el lado marroquí, por la Mehanía (fuerzas auxiliares de Marruecos).

Veinticuatro de ellos -contados, no estimados- consiguieron saltar la primera valla, pero ninguno logró pasar la segunda. En el camino de ronda que circula entre ambas fueron reducidos por la Guardia Civil, que usó porras y disparó balas de goma.

Quienes han tenido acceso a las grabaciones de las cámaras del perímetro fronterizo aseguran que los inmigrantes fueron reducidos "limpiamente". Las grabaciones muestran cómo fueron esposados con lazos de plástico y cómo volvieron por su propio pie, "en fila de a dos", a través de una puerta de la valla, hacia Marruecos.

A las 6.15 -esto es, 40 minutos después del asalto- se presentaron en el mismo punto de la valla dos subsaharianos. Varios guardias se acercaron a preguntarles qué querían. Uno de los inmigrantes tenía el rostro congestionado y respiraba con mucha dificultad, por lo que los agentes le permitieron cruzar la valla y avisaron a una ambulancia. El subsahariano subió al vehículo por su propio pie, según fuentes del instituto armado.

La ambulancia condujo al inmigrante al centro de salud de Polavieja, cuyo personal comprobó la gravedad del enfermo y lo envió al Hospital Comarcal. Allí, el médico de guardia mandó avisar al otorrino, con el fin de practicar una intervención urgente. Fuentes hospitalarias explicaron que el subsahariano tenía el cuello despellejado. Los doctores le practicaron una traqueotomía, pero el paciente falleció, minutos después, en la mesa de operaciones. Ayer por la tarde, los forenses practicaban la autopsia al cadáver.

El acompañante del fallecido declaró a la Guardia Civil que ambos eran de Ghana, y que había hallado a su compañero, herido, junto a un comercio de la localidad marroquí de Farhana antes de que se produjera el asalto de esta madrugada a la valla fronteriza. Explicó que tardó "más de una hora" en trasladar a su amigo herido hasta el perímetro fronterizo, por lo que el instituto armado descarta que participara en el salto masivo que se había producido a las 5.25.

La juez de guardia se ha hecho cargo del caso y ha abierto una investigación. La Secretaría de Estado de Seguridad ha ordenado la apertura de una información interna. Éste es el tercer inmigrante subsahariano que fallece en Melilla o en sus cercanías en el plazo de sólo 20 días.

El 29 de agosto, un grupo de subsaharianos dejó el cadáver de un compañero, al parecer de origen camerunés, en un puesto de la Mehanía situado junto al perímetro fronterizo de Melilla. Justo 17 horas antes, la Guardia Civil había reprimido "con dureza" un asalto de 300 inmigrantes a la valla.

El pasado día 8, un grupo de subsaharianos acercó hasta la frontera de Melilla a otro compañero sin sentido, tres horas después de que la Guardia Civil y la Mehanía reprimieran un intento de asalto de 200 subsaharianos. Los agentes españoles lo introdujeron en la ciudad y lo trasladaron al hospital, donde fue sometido a numerosas pruebas e ingresado en la UVI. Nunca recobró la consciencia: entró en coma y falleció el pasado lunes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de septiembre de 2005