El diálogo de los Gobiernos democráticos con ETA

La posibilidad de abrir un diálogo para buscar una solución al problema del terrorismo de ETA en España ha sido explorada por los Gobiernos democráticos desde 1989 al menos en tres ocasiones. En ninguno de esos tres contactos, dos durante el mandato socialista y uno cuando gobernaba el PP, fue posible el acuerdo:

- Argel, enero de 1989. ETA, que había hecho un año antes una oferta de tregua de dos meses, declara un alto el fuego de 15 días que prorroga dos meses más. Los terroristas Belén González Peñalva, Ignacio Arakama y Antxon Etxebeste se reúnen en Argel con Rafael Vera y Juan Manuel Eguiagaray. El diálogo se interrumpe a comienzos de abril de ese año, cuando ETA anuncia que reinicia su actividad criminal. En la primavera de 1990, Vera visita a Antxon en Santo Domingo y le transmite que el Gobierno reanudaría las conversaciones si la banda establecía un alto el fuego de tres meses. La iniciativa fracasó.

- Junio de 1995. El premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel actuó como mediador en una serie de contactos, también infructuosos, entre el Ejecutivo socialista y ETA.

- Mayo de 1999, Zúrich. Ocho meses después de que ETA declarase una tregua indefinida y firmase un pacto con el PNV y EA para avanzar en el derecho de autodeterminación, el Gobierno de José María Aznar se entrevistó en Zúrich con los etarras Mikel Albizu, Mikel Antza, y Belén González Peñalva. A aquellas conversaciones Aznar envió a Javier Zarzalejos, Pedro Arriola y Ricardo Martí Fluxá. Los contactos entre los dirigentes populares y los terroristas tampoco permitieron avanzar en el proceso de paz.

ETA anunció en noviembre de 1999 que rompía la tregua y justificó su decisión acusando a PNV y EA de no cumplir sus compromisos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 15 de septiembre de 2005.

Lo más visto en...

Top 50