Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cerebro de la red de blanqueo de Marbella podrá salir de prisión

La Audiencia de Málaga fija una fianza de 600.000 euros al abogado Del Valle

La Audiencia Provincial de Málaga ha revocado la prisión incondicional del principal imputado en la presunta red de blanqueo de dinero desmantelada en la Operación Ballena Blanca, Fernando del Valle. El auto, tras exponer que no cabe temer que destruya pruebas tras seis meses de prisión, fija una fianza de 600.000 euros para lograr su libertad, cantidad que su defensa consideraba viable aportar en breve con sus propiedades inmobiliarias.

El pasado 7 de marzo, el abogado Fernando del Valle fue detenido como cerebro de una poderosa red de blanqueo de capitales tejida desde Marbella a tenor de las notas policiales. El juez instructor marbellí, Miguel Ángel Torres, decretó su prisión preventiva incomunicada y sin fianza. El pasado 8 de julio, dicho juez denegó su libertad, acto que recurrió la defensa del imputado ante la sección octava de la Audiencia de Málaga. Dicha instancia judicial acaba de dar la razón a los recurrentes. Para ello ha desmenuzado, en ocasiones rebatido, los argumentos en los que basó el juez su decisión.

El auto recuerda que "en el presente caso, el juez de instrucción acordó mantener la prisión provisional de Fernando del Valle en base a que concurren los requisitos establecidos en el artículo 503 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, destacando que existen indicios racionales de criminalidad en su contra como presunto autor de un delito de blanqueo de capitales, contra la Hacienda Pública y de falsedad de documento oficial, valorando la gravedad de dichos ilícitos, la existencia de riesgo de fuga y de ocultación, alteración o destrucción de fuentes de prueba relevantes para investigación judicial". Pero repara que en este caso, como en otros de la misma causa, "concurre una circunstancia muy especial que complica en buena medida su resolución, cual es el estado procesal de las actuaciones, que se encuentran decretadas secretas, lo que impide conocer más allá de los testimonios remitidos, los elementos de prueba que sirvieron de base a la decisión del instructor".

Por tanto, la Audiencia de Málaga reconoce que sólo puede guiarse por la lectura de los autos del juez. Y "de los autos de 7 de marzo, y especialmente de 8 de julio de 2005, se desprende que los hechos investigados son graves al haber colaborado supuestamente el señor Del Valle en actividades de blanqueo de capitales procedentes de actividades delictivas, entre otras el tráfico de drogas, siendo la cabeza de la organización usada a tal fin el despacho de los abogados del que es titular, tanto en sus medios materiales como personales".

A renglón seguido, se analizan los riesgos que entrañaría atender la petición de libertad del imputado. "En cuanto al peligro de destrucción de pruebas, lo cierto es que cumpliéndose seis meses desde que se decretó su prisión preventiva, tal riesgo no puede servir ya". La Audiencia dice ignorar qué indicios posee el juez para temer que sea asesinado por elementos del crimen organizado, pero, en todo caso, no cree que su vida esté mejor garantizada en prisión.

Riesgo de fuga

El riesgo de fuga sostiene el Auto de la Audiencia de Málaga que puede conjurarse con la imposición de una fianza (600.000 euros) y de ciertas cautelas como que comparezca diariamente ante el juzgado o la retirada del pasaporte. En favor del arraigo de Del Valle en Marbella, recuerda el auto que es titular de un despacho de abogados en dicha localidad que "al parecer sigue en funcionamiento". Paradójicamente, tan activo bufete fue considerado por el juez y la policía como la factoría de todas las presuntas fechorías empresariales de este letrado de origen chileno para enmascarar el blanqueo del dinero a través de un mar de sociedades.

Y también pesa en pro de la libertad del detenido que, dada la "extraordinaria complejidad de la causa", su enjuiciamiento no se producirá hasta "transcurridos varios años", según vaticina el auto.

Mientras la policía se muestra tan convencida de la fiabilidad de sus pruebas como de la dificultad para conseguir nuevos avances en una causa que requiere, entre otros, la cooperación internacional (Francia, Holanda, Rusia, Alemania, Reino Unido, Estados Unidos y Canadá...), la defensa afila sus armas para intentar desinflar lo que estiman un montaje en torno a su cliente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de septiembre de 2005