Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El IPC resiste el impacto del petróleo

y el turismo y se mantiene en el 3,3% La inflación española continúa por encima de la de Francia, Alemania y Reino Unido

La inflación española logró mantenerse bajo un control relativo en agosto pese a los altos precios del petróleo. El índice de precios de consumo (IPC) creció cuatro décimas respecto a julio, principalmente por el encarecimiento de la energía y el turismo, con lo que en el último año acumula una subida del 3,3%, la misma tasa que el mes anterior, pero muy por encima del máximo fijado por el Gobierno para todo el año (un 2%). La escalada del precio del crudo en agosto también impulsó subidas de precios en Francia (1,8%), Alemania (1,9%) y Reino Unido (2,4%).

Los precios siguen creciendo en España muy por encima de la media de la UE, lo que reduce aún más la ya de por sí débil competitividad de la quinta economía europea que, desde abril de 2004, no logra que la tasa anual de inflación se sitúe por debajo de la barrera del 3%. El alto precio del petróleo -el barril de crudo rozó en agosto los 68 dólares- sigue constituyendo una amenaza para España y para la recuperación del conjunto de la economía europea. "Si el crudo evoluciona como el año pasado, podríamos tener un comportamiento positivo" en la inflación, apuntó ayer el secretario de Estado de Economía, David Vegara.

De momento, las rebajas de verano han logrado compensar en parte la subida de los precios de la energía y el turismo en agosto. El IPC se estabilizó en el 3,3% el mes pasado en términos interanuales, la misma tasa que el mes anterior, tras crecer cuatro décimas respecto a julio, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La subida de carburantes y lubricantes (con una tasa mensual de crecimiento del 2,6%) fue la que más peso tuvo en el incremento del IPC, seguida de los viajes organizados (7,6%) y los hoteles (10,4%). Mientras, los precios de prendas de vestir y calzado cayeron un 0,3% y un 1,3%, respectivamente.

Vegara subrayó "el buen comportamiento de la inflación subyacente" -excluye las variaciones, más volátiles, de los precios de los alimentos frescos y la energía-, que bajó un 0,2%, por lo que acumula un aumento en los últimos 12 meses del 2,4%, una décima menos que en julio. Vegara señaló que "las tensiones estructurales en el índice de precios al consumo son moderadas".

Amenaza futura

Pero la inflación amenaza con ir a peor en septiembre, ya que el IPC de agosto no incluye las subidas de los combustibles de finales de mes, en plena Operación Retorno. El INE sólo recoge datos hasta la tercera semana de cada mes. Mientras, la gasolina sin plomo 95 marcó un máximo histórico de 1,038 euros el 30 de agosto, un 23,1% más que en enero. El barril de brent -crudo de referencia para Europa- acumula este año un alza del 50%.

Por comunidades autónomas, el IPC subió en agosto en todas, encabezadas por Asturias, Castilla y León, Comunidad Valenciana, Galicia, Madrid, Murcia y País Vasco (un 0,5% entre agosto y julio) y seguidas de Andalucía, Aragón, Castilla-La Mancha, Cataluña, Extremadura, Navarra y La Rioja (0,4%), Canarias y Cantabria (0,3%) y Baleares (0,1%).

La escalada del precio del crudo también ha pasado factura a Reino Unido, cuya inflación subió cuatro décimas en agosto respecto al mes anterior. De este modo el índice interanual se situó en el 2,4%, el nivel más alto desde 1997. En Francia, la subida fue de cuatro décimas respecto al mes anterior, hasta situarse en el 1,8%. En Alemania, la inflación se situó en el 1,9%, tras crecer una décima entre julio y agosto. El índice de precios armonizado de toda la UE se publicará el próximo viernes. En su último boletín, el Banco Central Europeo reiteró, sin embargo, que la escalada en los precios del petróleo no está generando presiones inflacionistas significativas.

Críticas sindicales y del PP

El responsable de Economía del PP, Miguel Arias Cañete, aseguró ayer que el alza de la inflación responde a la "incertidumbre" en la política económica del Gobierno. Arias Cañete tachó de "malo" el IPC de agosto, sobre todo en un mes de rebajas.

El dato del IPC del mes de agosto despertó preocupación entre los principales sindicatos. UGT reclamó mayor competencia en los mercados más inflacionistas. El sindicato destacó que los servicios que ocupan un tercio de la cesta de la compra no han bajado del 3,5% en los últimos cinco años. Comisiones Obreras (CC OO) también solicitó al Gobierno que actúe sobre los efectos que tiene el aumento del precio del petróleo para la economía española y mostró su preocupación por la poca atención que las autoridades públicas prestan al incremento de precios. El sindicato alertó de que la inflación subyacente (2,4%) se mantiene por encima del IPC de la eurozona, lo que "muestra un problema de asimilación del alza de los precios de los productos energéticos".

Por su parte, la patronal CEOE destacó que las rebajas de verano han logrado "suavizar mínimamente" los efectos del alto precio del petróleo sobre la inflación. La patronal subrayó que de la tasa de inflación acumulada en lo que va de año (1,9%), un 1,6% corresponde al incremento del gasto en vivienda y en transporte que incluye los carburantes.

Las cámaras de comercio señalaron que los datos del IPC del mes de agosto adelantan "una posible moderación" de los precios para el resto del año. Sin embargo, las cámaras advirtieron sobre el comportamiento de los mercados internacionales de petróleo y la repercusión a los precios internos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de septiembre de 2005

Más información