Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Orden de cierre por deficiencias de otro piso para enfermos mentales

Bienestar Social ha iniciado un expediente de "cierre inmediato" de la vivienda tutelada para enfermos mentales Arco Iris de Valencia "por deficiencias de tipo estructural y administrativo". El centro, situado en el barrio de Russafa de Valencia, había solicitado la autorización que le permitiera funcionar como vivienda tutelada pero "debido a sus deficiencias los servicios técnicos y de inspección han recomendado el cese de las actividades", según la consejería por lo que sus usuarios serán realojados en otros centros. El piso llevaba funcionando desde 1986 y, según fuentes de la consejería, había solicitado repetidamente regularizar su situación aunque nunca había subsanado las deficiencias que se habían detectado en un proceso administrativo que se ha alargado hasta que ayer concluyó con el cierre, según la consejería.

El piso funcionaba desde 1986 y había pedido repetidamente su legalización

La clausura del centro se produce después de que el miércoles se detectara un zulo en otro piso tutelado y se detuviera a su anterior responsable acusada de maltrato. Los servicios de inspección habían solicitado un año antes el cierre por las irregularidades detectadas por problemas de funcionamiento, aunque entonces no se intervino en el chalé de L'Eliana en el que se encontraba la casa tutelada.

Esta circunstancia unida a la polémica por el incendio el domingo por la noche de una habitación de la residencia de mayores que la Generalitat gestiona en Carlet y la acusación de los sindicatos de la ausencia de un plan de emergencia y evacuación -algo que niega Bienestar Social- ha llevado a la consejería a ejecutar el cierre ayer del piso de Valencia siguiendo el dictamen de los servicios de inspección que ya habían solicitado esta medida con anterioridad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de septiembre de 2005