Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bono defiende la unidad de España en el homenaje a los últimos de Filipinas

El ministro de Defensa, José Bono, apeló ayer a la unidad de España durante el homenaje que el Gobierno central y la Casa Asia rindieron a los 33 supervivientes del sitio a la iglesia filipina de Baler, que en junio de 1898 se negaron a creer que había finalizado la guerra española en el archipiélago y siguieron con su particular batalla durante 337 días. Bono alabó la resistencia de estos soldados y afirmó que evoca "un sentimiento muy actual, el de España", que él no entiende como "madrastra", sino como "madre" que garantiza la "solidaridad, la igualdad y la justicia".

Bono llevó a Casa Asia la bandera española que los 33 soldados del segundo batallón del regimiento de Infantería número 74 de Manila guardaron durante los 11 meses del sitio en la iglesia y que traían consigo cuando desembarcaron en Barcelona el 1 de septiembre de 1899. A modo de anécdota, el ministro aseguró que le había "producido satisfacción" que una dotación de los Mossos d'Esquadra custodiara la bandera para que "tuviera preferencia en Cataluña y en Barcelona". E ironizó: "Yo creo que sabiendo lo que custodiaban".

Para Bono, la resistencia de los soldados expresa "la unión de los españoles y la voluntad de estar juntos sin que nadie lo haya impuesto" desde hace siglos. "¿No se autodeterminan los alemanes para ser más? Aquí algunos hablan de autodeterminación para que seamos menos", agregó Bono. "No es un problema de esencialismo identitario", agregó, "sino un problema de eficacia, de los tiempos".

Al acto asistieron representantes del Gobierno filipino, que en 2003 instituyó el Día Hispano-Filipino el 30 de junio. El embajador de Filipinas en España, Joseph D. Bernardo Medina, instó al Gobierno español a que se percate de "la importancia del Día de la Amistad" y que les corresponda y "haga lo mismo para consolidar los lazos que nos unen". Jesús Valbuena García, descendiente del cabo Jesús García Quijano y representante de los familiares de los soldados, presentó el documental Los hijos de Baler, cuyo guión ha escrito él.

Recuperar la historia

En el reportaje se cuenta la historia de los soldados desde la perspectiva de sus descendientes, que viven en varias localidades españolas. Para algunos, fueron "héroes", para otros "locos quijotescos". Pero todos reclaman que se incorpore el sitio que sufrieron a los manuales de historia y recordaron que los líderes revolucionarios filipinos les declararon "amigos" del país asiático.

El director de Casa Asia, Ion de la Riva, puso énfasis en que ayer se celebró el "primer acto institucional que sella el reencuentro entre España y Filipinas". De la Riva recordó que la guerra en el archipiélago fue "traumática", y sostuvo que Casa Asia ha intentado corregir la distancia geográfica y temporal que separaba ambos países.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de septiembre de 2005