Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Confederación del Segura abre cuatro pozos para salvar los cultivos

La Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) ha abierto cuatro pozos de sequía en la Vega Media murciana en un intento in extremis de completar los caudales de los embalses, que en la actualidad está al 12% de su capacidad. Con ésta y otras actuaciones, como la explotación de los recursos existentes en una mina a cielo abierto en Cehegín, el organismo dependiente del Ministerio de Medio Ambiente trata de redotar el río Segura con 11 hectómetros cúbicos de agua en los próximos tres meses y con ello salvar los cultivos levantinos, de los más rentables de Europa.

Después de varios años esperando el agua del Ebro, para lo que el anterior Gobierno del PP había planeado la construcción de un canal de unos 900 kilómetros de longitud, la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS, que se encarga de la gestión del agua en la Región de Murcia, sur de Alicante y Albacete y partes de las provincias andaluzas de Almería, Granada y Jaén), ha encontrado nuevos recursos en su propio territorio para luchar contra la escasez de agua.

"No es que no se conociera su existencia", asegura el hidrogeólogo de la CHS Francisco Turrión, "sino que en los últimos años no se había hecho nada para utilizar estos recursos, que bien explotados podrían haber ayudado a los agricultores de la huerta levantina a superar los efectos de la actual sequía". Gracias al trabajo de éste y otros técnicos, y por expreso deseo del comisario de Aguas de la CHS, Manuel Aldeguer, y el presidente, José Salvador Fuentes Zorita, la empresa Sedelam ha iniciado la explotación de cuatro pozos de sequía en la pedanía murciana de Llano de Brujas, aunque en los próximos días se abrirán otros 10 más, que conseguirán obtener del subsuelo unos 1.400 litros por segundo, lo que al cabo de un mes dará casi cuatro hectómetros cúbicos, una cantidad que permitirá que en menos de un año se recupere con las escorrentías el acuífero de la Vega Media del Segura.

Visita de Narbona

Para apoyar estas iniciativas, la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, acudió ayer a la zona, que dará agua a los regantes alicantinos que tenían que regar sus campos casi exclusivamente con el agua de la depuradora de Murcia, ya que el Segura apenas tiene caudal a su entrada a la Vega Baja.

Según los estudios técnicos que obran en poder de la CHS, el acuífero de la Vega Media contiene del orden de 1.000 hectómetros cúbicos, una cantidad similar a la que contiene otro acuífero situado en Lorca, el de Luchena, en el valle del Guadalentín, y que es el territorio más perjudicado por la escasez de agua. Pese a ello la CHS utilizará sus aguas. Turrión, consciente de las críticas vecinales al respecto, promete que los Ojos del Luchena, un paraje protegido, no sufrirá ninguna afección.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de septiembre de 2005