_
_
_
_
Crítica:DANZA
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Triste imperio

La relación entre cine y ballet de gran formato no es una balsa de aceite. La inclusión de filmes en los ballets empezó en los años veinte, y luego vinieron los ballets que se inspiraban en las películas: pocos triunfos, mucho dinero. Y El último emperador, creado por Eagling, es un fracaso por eso: ni con calzador cabe en un ballet a la inglesa la historia de Pu-Yi, último emperador de China, llevada al cine por Bertolucci. Eagling no es un coreógrafo con criterios, unidad o estilo.

Lo mejor es la escena de la Revolución Cultural y el Libro Rojo de Mao, porque el coreógrafo recrea el ambiente y las formas de los potentes ballets chinos realistas (la acción pone los pelos de punta, recuerda tanta reciente oscuridad); también tiene empaque el cuadro donde la emperatriz se entrega a los efluvios fantásticos del opio. La escenografía es funcional y los trajes, primorosamente realizados, recrean con acierto el desmedido lujo de la corte en la Ciudad Prohibida; en esa misma línea de calidad está la música del oscarizado Su Cong, una hábil mezcla de armonías tradicionales con orquestación occidental.

Ballet de Hong Kong

El último emperador (1997). Coreografía: Wayne Eagling (con Jeffrey Graham Hughes). Música: Su Cong y David Byrne. Escenografía: Liu Yuan-Sheng. Vestuario: Wang Lin-Yu. Luces: Tommy Wong. Teatro Albéniz, Madrid.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_