_
_
_
_

Nadal impone cambios en la línea 9 por motivos de seguridad

CiU sostiene que el Gobierno pretende encubrir sus retrasos

El Departamento de Política Territorial, cuyo titular es Joaquim Nadal, ha decidido paralizar y cambiar los proyectos de la línea 9 del metro en tres tramos: el paso por Meridiana, el paseo de la Zona Franca y el centro de El Prat del Llobregat. Nadal ha tomado la decisión aconsejado por los técnicos de GISA, que consideran que el proyecto adolece de insuficiente seguridad en esos puntos.

La suspensión de las obras bajo la Meridiana, a partir de la estación de Sagrera, se ha tomado al comprobar que en esa zona hubieran coincidido dos túneles: el de la línea 9 y el de la línea 4, con escasa distancia entre sí y ambos circulando bajo zona densamente poblada. Ante las dudas, se ha aplazado la decisión y se ha decidido realizar un nuevo proyecto que saldrá a información pública dentro de unos meses (en noviembre aproximadamente), de forma que los vecinos reciban información suficiente y puedan opinar.

El nuevo proyecto está siendo elaborado a partir de dos hipótesis: o los trenes de ambas líneas comparten un único túnel o se suprime la prolongación de la línea 4, que circularía en ese tramo de forma paralela a la de la línea 9. La decisión no ha sido tomada, salvo en lo que afecta a la supresión de las obras previstas. El secretario de Movilidad, Manel Nadal, justificó ayer la decisión por la debilidad del proyecto constructivo, en general, del conjunto de la línea 9 y recordó que Joaquim Nadal ya encargó un análisis del mismo antes de que se produjera el colapso en el Carmel.

La oposición de CiU, bajo cuyo mandato se proyectó y adjudicó el tramo de obras ahora paralizado, sostiene que los argumentos de Nadal carecen de solidez. "Los técnicos de GISA que han decidido paralizar la obra son exactamente los mismos que en su día hicieron el proyecto. "¿Qué ha cambiado?", se preguntó el diputado de CiU Josep Rull. Él mismo aventuró la respuesta: "Lo que hay son retrasos acumulados en las obras y pretenden encubrirlos con este globo sonda sin sentido. La decisión sobre ese tramo se tomó conjuntamente entre todas las administraciones porque afectaba al triángulo ferroviario [de Sagrera] y la persona que diseñó la solución es Marc García". García era entonces subdirector de Transportes y ahora es director técnico de la Autoridad del Transporte Metropolitano.

Manel Nadal ya había sostenido previamente que el Gobierno actual no piensa tener prisa en ninguna obra y menos en las que supongan problemas de seguridad. "La línea 9 funcionará entre Sagrera y Santa Coloma y Badalona en 2007", dijo. Y añadió que la parte paralizada saldrá a información pública al tiempo que se encarga el proyecto, de modo que las obras se retomen en primavera. Nadal aseguró que la tuneladora procedente de Santa Coloma saldrá a la superficie en 15 días y la de Badalona, antes de final de año.

En la Zona Franca, la decisión es diferente: el túnel sigue bajo el paseo, pero se traslada ligeramente y se aprovecha para construir una estación nueva, aseguró Nadal.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

El punto más problemático, aún pendiente de decisión final, es la llegada de la línea 9 a El Prat. Originariamente iba a ir hasta el aeropuerto, pero podría terminar en la futura estación modal, de modo que al aeropuerto llegara la línea 2. La pasada semana se produjo un acuerdo con la Fira para introducir la tuneladora desde Pedrosa.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_