Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carlyle ultima la compra de Occidental Hoteles por cerca de 900 millones de euros

Los directivos mantendrán la gestión y su 25% del grupo que controlan La Caixa y Mercapital

Carlyle, uno de los pesos pesados del capital riesgo, se encuentra en negociaciones "muy avanzadas" para cerrar la compra de la cadena Occidental Hoteles, cuyos accionistas de referencia son, casi a partes iguales, La Caixa, Mercapital y el equipo directivo. Según fuentes financieras, "ya existe un acuerdo en precio, algo superior a los 900 millones de euros, y un preacuerdo en el contrato de compraventa". El pacto con Carlyle incluye que los directivos, que mantendrán la gestión, reinviertan en la empresa lo que obtengan por sus acciones, de modo que se quedarán con su 25%. La cadena, con su nuevo dueño, impulsará sus inversiones: 400 millones para crecer en el Caribe, donde construirá 10 hoteles en cinco años.

Los detalles de la operación, en la que actúa como asesor Goldman Sachs, se alargarán unas semanas, y las distintas fuentes consultadas sitúan el mes de octubre como horizonte para la formalización del acuerdo, salvo sorpresas de última hora. Fuentes de la negociación dan por hecho que no hay vuelta atrás porque la compra está "en proceso de cierre y ya están firmados todos los términos". La Caixa declinó pronunciarse sobre el estado de la negociación.

La compra de Occidental Hoteles -que opera con más de 80 hoteles en 13 países de Europa, África y América- representa una nueva apuesta de las grandes firmas internacionales del capital riesgo en España, tras operaciones sonadas como la adquisición de Panrico por Apax Partners por 900 millones de euros, la oferta pública de adquisición (OPA) de CVC Capital Partners sobre el grupo textil Cortefiel por 1.400 millones o el baile de ofertas, finalmente frustradas, de distintos fondos para hacerse con el operador de telecomunicaciones Auna.

El cierre de la operación con Carlyle, que en España dirige Pedro de Esteban, supondría, además, otro paso más en la reorganización de la cartera de empresas participadas de La Caixa, que está presente en las principales compañías de servicios del país y cuyo presidente, Ricard Fornesa, anunció a principios de este año que se avecinaba una reorganización de sus participaciones en el campo del ocio. En mayo, la caja elevó su paquete accionarial Port Aventura, hasta el 93,6% del capital.

La Caixa, que quiere hacerse fuerte en las empresas en cuya gestión pueda influir y tiene los oídos abiertos a quienes pongan ofertas sobre la mesa sobre "participaciones no estratégicas" como Edicions 62, adquirió una participación directa del 27,5% en Occidental Hoteles Management, la sociedad holding del grupo Occidental Hoteles, en 1999.

Bajo el empuje financiero de su entrada y de la firma Mercapital, la empresa hotelera ha protagonizado una relevante historia de crecimiento. En 2004, su volumen de negocio ascendió ya a 320 millones de euros, con un resultado bruto operativo de 86 millones.

Pica en el Caribe

En este recorrido, el gran salto de tamaño de Occidental Hoteles se produjo hace cinco años, cuando compró el 100% del grupo Allegro Resorts. Esta operación representó la incorporación de una cadena con 20 complejos hoteleros y un total de 6.300 habitaciones, principalmente por México y la República Dominicana. En 2000, La Caixa aumentó su participación a un 31,5%.

Precisamente su fortaleza en esta zona explica el interés que el proceso de venta de Occidental Hoteles despertó entre otras empresas del sector, principalmente NH Hoteles, cuando hace unos meses Mercapital, que está presente en el capital desde 1997 y que controla un 30% del accionariado, dio el primer paso al frente para vender.

Cuando, hace justo un mes, NH comunicó oficialmente que había quedado fuera del proceso de venta -en el que habían participado desde Marriott hasta CVC, pasando por Starwood o Cinven-, Carlyle ya se perfiló como el vencedor de la puja, ya que pasó a negociar "en exclusividad" con los accionistas de referencia. Un equipo directivo reconocido en el sector, que lidera el presidente Gregorio de Diego, y las perspectivas de crecimiento de la compañía explicaban el interés de la firma inversora, que se estrenó en España con la compra del grupo de nutrición animal Saprogal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de agosto de 2005