Reportaje:

El Barça se seca en la abundancia

Los técnicos creen que Edmilson y la ubicación de Ronaldinho y Eto'o no han cambiado al equipo

Implacable en la optimización de recursos, cuando sólo disponía de doce jugadores -los titulares más Iniesta-, el barcelonismo se pregunta hoy sobre la conducta de Frank Rijkaard en la abundancia. La entrada de Edmilson, única novedad en la alineación respecto al curso pasado, supuso en Mendizorroza la salida de Belletti y hasta tres cambios de posición: Oleguer pasó de central a lateral, Puyol de central derecho a izquierdo y Márquez de medio centro a central. La mecánica defensiva del equipo funcionó y sólo concedió una ocasión. Ofensivamente, en cambio, el Barça se quedó a cero y, aunque dispuso de suficientes ocasiones para marcar, sorprendió que Ronaldinho ejerciera de ariete y Eto'o jugara de extremo zurdo.

Más información

Pese a que no era una situación nueva, sino que ya se dio en la ida de la Supercopa y entonces funcionó a la perfección -0-3 al Betis-, se esperaba que el camerunés recuperara su puesto natural de delantero centro -la temporada pasada marcó 25 goles- y el brasileño se arrancara desde la izquierda como era la costumbre. Tras un tiempo de extravío, el mayor acierto de Rijkaard desde que llegó al Camp Nou había sido precisamente ganar un centrocampista, Davids, y liberar una banda: dio libertad a Ronaldinho para que se desplegara a partir del flanco izquierdo como en su día hacía Laudrup. Ahora, sin embargo, apostaba por Ronaldinho como 9 y Eto'o en el puesto del 7 o el 11.

Desde el Barça, y sobre todo desde el vestuario, se sostiene que a Rijkaard no le ha dado ningún ataque de intervencionismo a la hora de cantar el equipo, ni tampoco en la preparación del partido -el viernes se reunió tres cuartos de hora con los jugadores antes de partir hacia Vitoria-, ni en su corrección: durante la primera parte del partido contra el Alavés llamó reiteradamente a la banda a sus jugadores, preferentemente a Eto'o. "La temporada pasada jugamos varios partidos con Eto'o en la banda y Ronaldinho en el centro", se reponde desde el cuerpo técnico; "en Glasgow, contra el Chelsea, en Zaragoza o frente al Valencia. El debate se ha generado por el empate de Vitoria (0-0). No nos preocupa porque el equipo jugó bien y si hablamos con los jugadores fue para repasar conceptos y no por otra cosa".

El punto de partida de Eto'o depende, entre otras cosas, de las características defensivas del rival y los técnicos azulgrana gustan de tirarle a la banda frente a defensas adelantadas para poder utilizar su velocidad. El problema se presenta cuando el camerunés se deja caer a la línea de recuperación y no se generan espacios ni se crea línea de pase. Hay partidos incluso en que los jugadores cuentan con libertad para elegir la posición y en muchas ocasiones Eto'o ha preferido actuar desde la banda.

El camerunés se alternó en las tres posiciones del ataque en Vitoria y en todas creó peligro, mientras que Ronaldinho atacó mejor cuando se retrasó y dispuso de más metros. Los técnicos entienden que no se puede hablar de cambios, sino de intercambios de posición: "Aunque cada jugador tiene su personalidad, el perfil del equipo no ha cambiado". A más recursos, en cualquier caso, la intervención de Rijkaard cobra mayor importancia: no es lo mismo jugar con Oleguer que con Belletti o que Márquez y/o Edmilson ejerzan de central o de medio centro.

Eto'o y Ronaldinho se saludan antes de un partido.
Eto'o y Ronaldinho se saludan antes de un partido.CARLES RIBAS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción