La influyente diáspora india

El 10% de los alumnos de la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard son indios y este grupo étnico suele ser el más numeroso, después de los nacionales, de las principales escuelas de negocios de EE UU, el Reino Unido, Australia y Canadá. La influencia y el peso económico de la diáspora india en el mundo está en pleno auge y se refleja en el respaldo unánime a la nueva clase media que sueña con convertir el país en una de las grandes potencias del siglo XXI.

La diáspora envía 10.000 millones de dólares anuales a casa, las remesas más altas del mundo, que se invierten en parte en la formación y el establecimiento de los jóvenes de la familia y en apoyar la apertura de negocios o empresas familiares. "Yo no pienso en trabajar, lo que quiero es hacer un master en Bangalore", afirmaba recientemente Raghu, de 21 años, quien como otros muchos de sus amigos, recibía de su hermano mayor afincado en EE UU los fondos necesarios para pagar sus estudios de ingeniería en la capital del sureño Estado de Karnátaka y la ciudad conocida como el Silicon Valley indio por la concentración que tiene de parques tecnológicos.

Entre los 20 millones de indios que viven fuera del país hay un importante número de empresarios, académicos y expertos que se han abierto paso entre las élites occidentales sin haber renunciado a las conexiones con su país de origen. Los académicos, sobre todo, han sido tradicionalmente consejeros de la Administración pública, pero desde la apertura económica se han volcado en el sector privado. Ellos ejercen de puente entre el interior y el exterior del país, allanan el camino de los empresarios indios que no se conforman con limitarse a sus fronteras, cooperan como prestigiosos consejeros e incluso se implican económicamente en inversiones y apuestas por nuevas empresas.

La bonanza económica actual lleva también a muchos expatriados a volver a India para abrir sus propios negocios, sobre todo empresas pequeñas o medianas de tecnología punta o dedicadas a cualquier otra actividad del sector servicios.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS