Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL FUTURO DE IRAK

Federalismo, islam y estatuto de Kirkuk

El proyecto de Constitución acordado por kurdos y chiíes, anoche aún con el desacuerdo de los suníes, la minoría que gobernaba bajo el régimen del depuesto Sadam Husein, prevé los siguientes puntos, materia de conflicto entre las tres comunidades principales del país durante las negociaciones del texto constitucional.

- Federalismo. Éste es el principal tema de fricción entre las comunidades. Según lo que se ha filtrado del proyecto, Irak se constituye en "Estado republicano, parlamentario, democrático y federal". No se define específicamente el grado o naturaleza del federalismo, lo que se considera una oferta de kurdos y chiíes para alcanzar un compromiso con la comunidad suní, que se opone al sistema federal. El texto del proyecto no hace mención al derecho a la autodeterminación.

La minoría suní se opone al sistema federal y echa de menos el Estado centralista del régimen baazista. Aceptan a regañadientes la autonomía kurda, pero no admiten la chií.

- Kirkuk. Se da dos años para la normalización de la situación en Kirkuk, ciudad multiétnica y petrolera, arabizada bajo el régimen de Sadam Husein y reivindicada por los kurdos.

Los suníes no aceptan el control kurdo de la ciudad.

- Islam. El proyecto adopta fórmulas de compromiso sobre el papel del islam en la legislación iraquí, señalando que ninguna ley puede ir contra sus preceptos. "El islam es la fuente principal de la legislación y no está permitido legislar nada contra los principios del islam", dice el texto. Consagra también la pertenencia de Irak a las naciones islámicas y árabes.

Los suníes han defendido que la sharia (ley islámica) sea la principal fuente de legislación, pero sin llegar a un sistema teocrático como en Irán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de agosto de 2005