Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

En Girona, el arte no cierra por vacaciones

Las galerías, centros de arte y museos están en plena actividad durante el mes de agosto

Mientras la temporada artística barcelonesa sigue bostezando y las inevitables colectivas se dilatan hasta septiembre, la actividad artística sigue en la provincia de Girona con infinidad de exposiciones diseminadas por la capital y el Empordà, en galerías y centros de arte, museos y fundaciones públicas o privadas, en contraste, y a lo mejor en competencia, con el ambiente distendido de playa, pinchos y discoteca. Este característico fenómeno se contrapone al centralismo artístico barcelonés del resto del año y sin duda viene dado por la propia dispersión del veraneo. Paradójicamente, lo peor son las distancias, la probable mala fluidez de las carreteras y el horario de los establecimientos.

La Nau Côclea está en un recinto moderno y relajado situado en un entorno que recuerda a Formentera

La Nau Côclea es uno de los centros de arte más peculiares del territorio ampurdanés. Situada a las afueras del pequeño pueblo de Camallera, entre Figueres y L'Escala; ya sólo llegar a él representa una aventura, pues no hay indicación alguna que facilite localizarlo. Hay que ir por la mañana, entre las 10.00 y las 14.00 horas. Una vez allá, nos encontraremos con un recinto arquitectónico moderno y relajado en un entorno que recuerda a Formentera. Se trata de una galería de arte alternativa que cuenta con subvenciones que le permiten funcionar en cierta medida de mecenas y mantener una línea al margen de lo comercial, además de editar una revista propia. Ester Baulida (Girona, 1962) expone aquí sus Trepats -hasta el 31 de agosto-, una serie inspirada en Gaspar David Friedrich en la que una figura femenina de espaldas al espectador contempla el infinito. Baulida se sirve de la fotografía digital manipulada e impresa sobre contrachapado de madera -un sistema que confiere calidades pictóricas a la imagen- y encima superpone dibujos de carácter primitivo taladrados directamente en la madera, en una original experiencia que abarca fotografía, pintura y escultura.

El Museu de l'Empordà, en Figueres, muestra hasta el 4 de septiembre y en horario continuo de 10.00 a 19.00, el trabajo reciente de Mabel Palacín (Barcelona, 1965) situado a medio camino entre el arte conceptual y el cine. Un/balanced es un vídeo, que se proyecta en el auditorio del museo, en el que los juegos de racord van transmitiendo una mirada a partir de diversos personajes, que intencionadamente apenas actúan, y remite al cine mudo. 6'' es una publicación, muy bien diseñada por Àlex Grifeu, que reproduce 146 fotografías, como si se tratara de fotogramas, formando en conjunto un solo gesto, el lanzamiento de una piedra en seis segundos, con un individuo diferente en cada fotograma de manera que se convierte en una acción coral.

Jaume Plensa (Barcelona, 1955) expone sus esculturas en Girona capital hasta el 4 de septiembre, abierto sólo por las tardes, en la capilla de Sant Nicolau -de 17.00 a 20.00- y en la Sala de la Rambla -de 18.00 a 21.00-. Son en total ocho piezas de entre las que sobresalen el espléndido biombo de pavés de vidrio Sogni in bianco e nero?, instalado en Sant Nicolau, y la espectacular escultura luminosa a base de una cortina de bolas de cristal, Crystal rain I, situada en la Sala de la Rambla. Quizá se hubiera logrado mejor resultado concentrando las dos exposiciones en Sant Nicolau, un entorno idóneo para la escultura de Plensa a pesar que tenga la contrapartida de estar algo alejada del centro.

También en Girona hasta el 25 de septiembre, en el Museu d'Art -justo al lado de la catedral y abierto de 10.00 a 19.00- se expone Cap a una altra realitat. El context d'Estampa Popular, una exposición de referencia cuyo comisario es Arnau Puig, que recopila la obra gráfica editada por los participantes de Estampa Popular, a mediados de la década de 1960. Aquello fue una iniciativa revolucionaria, politizada y casi utópica que pretendía extender el arte a las clases populares, situándose al margen del mercantilismo artístico, en la que participaron muchos artistas catalanes conocidos con unos grabados que no siempre acabarían estando a su altura. Pero ya sólo por sus propósitos iniciales la experiencia fue insólita y, a pesar de su ingenuidad y de lo tosco o poco inspirado de muchas obras, ahora incluso se puede leer como un preámbulo del arte conceptual alternativo de los primeros años setenta. Es curioso ver que el paso del tiempo ha vuelto incoherentes o ha empañado unas obras y ha dejado intactas a otras: las de América Sánchez y de Josep Lluís Jubany, por ejemplo, han quedado bastante impolutas.

Y en la Fontana d'Or, en pleno centro histórico de la misma ciudad, la Fundación Caixa Girona presenta la obra reciente de Josep Guinovart -hasta el 27 de agosto- y una selección de esculturas africanas de colecciones barcelonesas -hasta el 18 de septiembre; abierto mañana y tarde, cerrado al mediodía-. Josep Guinovart (Barcelona, 1927) atraviesa un periodo de pletórica expansión que se hace patente en la Fontana d'Or pese a que no esté en sus mejores momentos creativos. Resulta interesante visitar a continuación el arte africano y contrastar así dos formas muy distintas de abordar lo primigenio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de agosto de 2005