Necrológica:Perfil
i

'In memóriam', Pierre Broué historiador

El historiador francés Pierre Broué falleció el 26 de julio en Grenoble, la ciudad en la que había sido durante muchos años profesor del Instituto de Estudios Políticos y donde había escrito la mayor parte de sus libros y mantenido una intensa actividad militante bajo el signo del movimiento trotskista. Tenía 79 años y ejerció una importante labor intelectual y política hasta el fin de su vida.

Broué era un amigo con el que traté durante muchos años. Lo conocí en los años sesenta, cuando escribió y publicó, con el profesor Emile Temime, el libro La revolución y la guerra de España, que es sin duda la obra de Broué que ha alcanzado mejor difusión en Francia, en España y muchos otros países. Le ayudé en todo lo que pude y tuvimos un intercambio de ideas y de documentación tan cordial como eficaz. Las cartas que se cruzaron entre nosotros son un documento que ha servido a varios historiadores. El caso es que este ejercicio nos llevó a una amistad que no se alteró nunca y que nos permitió organizar un coloquio y lanzar otro libro sobre la revolución española, que se publicó en l969 en París y se agotó muy pronto.

El desmoronamiento del franquismo permitió que Pierre Broué pudiera viajar a España y participar en diversos actos políticos en las universidades y en otros círculos políticos y sociales. Pero en 1988, tras el lanzamiento de Trotski en París, que es quizás la mejor obra de Broué, logramos organizar en Madrid un gran homenaje a León Trotski con la colaboración del Ministerio de Cultura animado por Jorge Semprún. Broué y diversos intelectuales españoles y franceses pudieron hablar en el Ateneo de Madrid y en otros centros culturales sobre la vida y la obra de León Trotski, hecho sin precedentes en la capital de España, donde se habían lanzado calumnias atroces contra la figura más significativa, con Lenin, de la revolución rusa.

Revisando papeles de Broué encontré ayer una tarjeta suya que acompañaba su libro sobre León Sedov, hijo de Trotski. En la tarjeta me decía: "Espero Wile que podrás hablar sobre esta obra en la prensa española. Gracias". Broué tenía un interés especial por llegar al público español porque pensaba que estaba falto de información sobre temas que eran muy suyos. Pues bien, con esta tarjeta en la mano cumplo con lo que ya no podrá pedirme. Pierre Broué era un gran historiador y un trabajador extraordinario. Asombra el trabajo que supone la biografía de Trotski, su Historia de la Internacional Comunista y su Historia del partido bolchevique. Y asombra que haya podido escribir estos libros al mismo tiempo que dirigía el Instituto León Trotski y la revista El Marxismo Hoy. Por eso, es una lástima que algunas de sus obras no hayan sido traducidas al castellano y publicadas en España.

Podría contar mil cosas sobre sus viajes a Moscú en los últimos años. Como otros historiadores, había tratado de penetrar en los archivos de la GPU y en el Fondo Stalin. Había logrado ciertas informaciones de importancia. Pero, sobre todo, había tenido un interés enorme en hablar con los familiares de las figuras importantes del bolchevismo y lo había conseguido en parte con motivo de un acto de Memorial, la organización que defiende a las víctimas de Stalin.

Fue para él emocionante ver que había en la sala gentes que se llamaban Smilga, Antonov Ovseenko, Lomov, es decir, nombres que recordaban la locura stalinista. Pudo hablar con ellos sobre el Gulag y hasta descubrir una nieta de Trotski. Y un día me llamó por teléfono para decirme que había hablado con la viuda de Bujarin y ésta le había rogado que saludara a los militantes del POUM por el coraje que habían manifestado resistiendo al stalinismo

Hace unos años, cuando Ken Loach lanzó su filme Tierra y libertad, varios camaradas franceses pidieron que organizáramos presentaciones con debate en diversos lugares de Europa. Pierre Broué organizó el acto en Grenoble movilizando a los estudiantes, a la Universidad y a las librerías. Pierre Broué animó el festival y se sintió enormemente feliz. Evoco esta imagen para despedirme del autor de La revolución y la guerra de España, primer libro importante que abrió el camino para muchas obras considerables.

Wilebaldo Solano fue secretario general del POUM.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0021, 21 de agosto de 2005.