Necrológica:Perfil
i

James Dougherty, el primer marido de Marilyn Monroe

James Dougherty, policía jubilado de Los Ángeles que alcanzó un lugar en la historia de Hollywood al casarse con una hermosa adolescente llamada Norma Jean Baker a principios de la década de los años cuarenta, años antes de que ella se convirtiera en el icono sexual Marilyn Monroe, falleció el lunes 15 de agosto a los 84 años, en San Rafael, California, a causa de una leucemia.

"Yo no conocí a Marilyn Monroe, y en ningún momento he afirmado saber nada de ella", declaraba a United Press International (UPI) en 1990. "Yo conocí y amé a Norma Jean".

Dougherty, ex capitán de fútbol y delegado de clase en el instituto Van Nuys, tenía 20 años y trabajaba en el turno de noche de Lockheed Aircraft cuando empezó a salir con Norma Jean Baker, de 15 años, en enero de 1942. La familia de Dougherty había sido vecina de Grace Goddard, amiga de Gladis, la madre de Norma Jean, que entraba y salía constantemente de instituciones psiquiátricas. Norma Jean, que había pasado por diversos hogares de acogida, vivía entonces con Goddard y su marido.

"Querían volver al oeste de Virginia y no podían llevarse a Norma Jean", explicaba Dougherty en la entrevista concedida en 1990. "Su madre adoptiva me sugirió que me casara con ella. A mí me parecía demasiado joven, pero la llevé a bailar. Era una chica bastante madura, y físicamente también lo era, por supuesto. Hablamos y congeniamos muy bien". El 19 de junio de 1942 -tras pocos meses de noviazgo y sólo 18 días después de que Norma Jean cumpliera 16 años- se casaron. "Decidimos casarnos para impedir que volviera a una casa de acogida", recordaba más tarde Dougherty, "pero estábamos enamorados".

Después de la luna de miel en un lago del condado de Ventura, los recién casados se trasladaron a un estudio con cama abatible en Sherman Oaks. En 1944, Dougherty se enroló en la Marina mercante e inicialmente fue destinado a la enseñanza de seguridad marina en Isla Catalina, donde la joven pareja vivió en un piso.

"Era simplemente ama de casa", dijo Dougherty a UPI. "Los fines de semana íbamos a la playa, y los sábados por la noche tomábamos comida hawaiana. A ella le encantaba. Fue como pasar un año de luna de miel".

En un artículo publicado en 2004 por The Boston Globe, en el que lo calificaban de "anecdotista divertido, contundente y en ocasiones obsceno", Dougherty contaba que su joven esposa era cariñosa y divertida, y que le adoraba y lo llamaba Jimmie. "Nos queríamos con locura", dijo. "Yo me sentía el hombre más afortunado del mundo". Cuando Dougherty fue destinado al extranjero, su esposa regresó a Van Nuys, donde trabajaba en Radioplane Co., empaquetando e inspeccionando los paracaídas que se acoplaban a los aviones de combate en miniatura dirigidos por control remoto.

Después de que un fotógrafo la fotografiase para un reportaje sobre mujeres que trabajaban en la campaña civil durante la guerra, la joven se convirtió en una cotizada modelo en Los Ángeles. Hollywood pronto la reclamó. Y cuando el matrimonio con un esposo ausente empezó a tambalearse a medida que sus ambiciones profesionales aumentaban, tramitó un divorcio rápido en Las Vegas. El matrimonio terminó oficialmente en septiembre de 1946. "Yo estaba en un barco en el río Yangtsé, preparándome para entrar en Shanghai, cuando me entregaron los papeles del divorcio", declaraba Dougherty a Associated Press en 2002. Al volver a casa intentó convencer a Norma Jean de que olvidara el divorcio, pero ella se negó.

"Quería firmar un contrato con la 20th Century Fox, y en él decía que no podía estar casada; no querían a una joven estrella embarazada", dijo Dougherty en 1984 en una entrevista con UPI. "Cuando volví a verla, intenté convencerla para que lo dejara. Me quería allí; quería que siguiéramos sin estar casados, por el contrato. Yo no podía hacer eso". Así que él siguió con su vida y se casó con su segunda esposa, Pat, poco después del divorcio. Mientras tanto, Norma Jean, ya rebautizada como Marilyn Monroe, inició su ascenso en el estrellato de Hollywood.

Dougherty confesó que no había visto ninguna de las películas de Monroe en el cine porque su segunda esposa, de quien se divorció en 1972, no quería oír hablar de ella. Ella se sentía "como si tuviera que competir con Norma Jean, a pesar de que le llevaba mucha ventaja, porque me había dado tres hijos preciosos", afirmaba Dougherty. Durante su segundo matrimonio, dijo, "destruí todas las cartas de Norma Jean; cientos de ellas. No las necesito de recuerdo, pero probablemente podría haberme construido una casa con lo que me dieran por ellas".

Tras su matrimonio con Dougherty, Monroe volvió a casarse con la leyenda del béisbol Joe DiMaggio y el dramaturgo Arthur Miller, de los que también se divorció. Murió de intoxicación aguda por barbitúricos en 1962, a los 36 años.

Durante sus 25 años en la policía de Los Ángeles, Dougherty trabajó como detective y entrenó al primer grupo de Tácticas y Armamentos Especiales del departamento. Después de retirarse en 1974, se trasladó con su tercera esposa a Arizona y, después, a Maine.

Durante sus muchos años en Maine trabajó en el departamento del sheriff e impartió clases de criminología. También trabajó en la Comisión de Boxeo de Maine y como comisario del condado de Androscoggin. En 1986 perdió las elecciones al Congreso frente al titular del cargo, el republicano Albert G. Stevens.

Después de casarse con su tercera esposa, James Dougherty habló más abiertamente de su primer matrimonio y escribió dos libros sobre su relación con Monroe, The Secret Happiness of Marilyn Monroe (1976), y To Norma Jeane with Love, Jimmie (1997). (Aunque su apellido apareció impreso durante años como Norma Jean, en realidad ella escribía Norma Jeane). Dougherty también apareció en un documental de 2004 titulado Marilyn's Man, e incluso disponía de una página de Internet.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 18 de agosto de 2005.

Se adhiere a los criterios de