Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 'arrantzales' reclaman medidas urgentes ante la subida del gasóleo

La flota pesquera teme que acabe por no ser rentable salir a faenar

Los pescadores vascos reclamaron ayer a la Administración por boca de dos de sus representantes que siga el ejemplo de Francia y tome medidas urgentes para paliar la situación que atraviesa el sector por la escalada de precios del gasóleo. Hoy, dicen, están pagando casi un 50% más que en 2004 por el combustible y cubren gastos, pero temen que llegue un momento en que no les resulte rentable salir a faenar.

"La Administración tiene que tomar cartas en el asunto", señala el presidente de la Federación de Cofradías de Pescadores de Guipúzcoa, Jaime Tejedor. "El año pasado por estas fechas pagábamos unas cuarenta pesetas por litro [0,24 euros], ahora, 72 [0,43 euros]". Los arrantzales, metidos de lleno en la campaña de túnidos, asisten con desesperación a esta escalada de precios. En estos momentos, confiesa su homólogo vizcaíno, Aurelio Bilbao, se cubren gastos, pero puede llegar un momento en el que "no sea rentable salir a faenar si empiezan a caer las capturas", porque los barcos se mueven "de norte a sur, este y oeste" en busca de túnidos y "consumen mucho gasóleo".

Por el momento, nadie se plantea, en todo caso, regresar a puerto para dejar amarrados los barcos. "No pueden", afirma Tejedor. "En la flota de bajura es el armador el que soporta el coste del combustible y no le queda otra que hacer frente a una merma de sus ingresos para mantener activa a la tripulación". De otra manera, explica, se encontraría dentro de un tiempo sin nadie para volver a la mar.

Bilbao añade: "Ahora mismo se trata de aprovechar la campaña a tope mientras haya capturas". La flota vizcaína ha pescado hasta la fecha 1.700 toneladas de bonito del norte, mientras que la guipuzcoana había capturado hasta la semana pasada 760 toneladas de atún rojo, frente a las 620 de 2004, y 1.100 de bonito del norte (el año pasado fueron 1.900 en el mismo periodo).

El sector pesquero se reunió la semana pasada con representantes del Ministerio de Agricultura y Pesca para tratar de buscar soluciones a la imparable subida del precio del combustible. En ese encuentro, la Administración, que había rechazado la propuesta del comisario europeo de Pesca, Joe Borg, de solicitar paradas temporales subvencionadas para la flota, se comprometió a negociar ante Bruselas un incremento de la cuantía de las ayudas directas a pequeñas embarcaciones.

Hasta ahora, estas ayudas ascendían a 3.000 euros por barco y el director general de Estructuras y Mercados Pesqueros, Alberto López, habló de proponer a la Comisión una ampliación de hasta 100.000 euros. "Hay un margen de negociación muy notable que irá muy vinculado al tipo y modalidad de las flotas". El sector vasco le exige que adopte ya medidas sin esperar hasta septiembre y pone de ejemplo a Francia, que en un año ha concedido 55 millones de euros a su flota pesquera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de agosto de 2005