Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres trabajadores mueren en sendos accidentes laborales en la región

Un magrebí, atropellado; un ecuatoriano cayó al vacío y un español fue aplastado por vigas

Tres trabajadores murieron ayer en Madrid tras sufrir sendos accidentes laborales. A las 8.10 se produjo el primer fallecimiento, en San Blas, cuando una excavadora atropelló a un hombre. Poco después murió otro empleado al caerse del andamio desde el que pintaba una fachada en Chamberí. Además, otro trabajador falleció como consecuencia de las heridas que se produjo anteayer al ser aplastado por unas vigas en Las Rozas de Puerto Real. CC OO exigió a la Comunidad que sancione a las empresas que incumplan las normas de seguridad laboral.

Los dos trabajadores que sufrieron el accidente laboral ayer tenían menos de 23 años y eran extranjeros, un colectivo éste (jóvenes inmigrantes) especialmente vulnerable y que sufre continuos accidentes, según denunció CC OO. Este sindicato cifra en 93, incluyendo las tres de ayer, las muertes por accidente laboral en lo que va de año, a las que habría que añadir las ocurridas in itinere (en desplazamientos por motivos laborales).

A primera hora de la mañana, Ebrahim, marroquí de 23 años, fue arrollado por una máquina en la sede de Reciclajes Dolaf, una empresa dedicada al reciclaje de papel situada en el número 1 de la calle de Septiembre, en el distrito de San Blas. La versión oficial, emitida por un portavoz de Emergencias 112, hablaba de un golpe recibido en la cabeza y asestado por un toro mecánico.

Sin embargo, algunos trabajadores de la propia empresa relataron cómo Ebrahim fue arrollado por una excavadora. Según esta versión, el conductor de la máquina, otro magrebí que trabaja en la planta, arrolló a su compañero porque no le vio al llevar la pala de la excavadora llena de papel.

El golpe le produjo una fractura de cráneo en la región occipital que le causó una muerte casi inmediata.

El joven fallecido llevaba cuatro años trabajando en la empresa, según relató uno de sus compañeros. Era una persona "simpática, pero callada" que acudía cada día a desayunar y comer (un bocadillo de tortilla en muchas ocasiones) a un bar cercano. En alguna ocasión, la víctima y el compañero que le arrolló habían acudido juntos a tomar un refresco a media tarde, según relato Jon, el camarero que les atendía a diario. Varias personas que conocían al fallecido confirmaron que el fallecido había regularizado su situación en España.

Apenas tres horas después de Ebrahim, otro trabajador de 22 años murió en la calle de Blasco de Garay número 63, en el distrito de Chamberí. El joven, supuestamente de nacionalidad ecuatoriana, pintaba una pared de un patio interior -común a los portales de la manzana delimitada por las calles de Blasco de Garay, Joaquín María López, Guzmán el Bueno y Cea Bermúdez- cuando cayó al vacío desde un andamio a la altura de un quinto piso (el inmueble tiene seis) por causas que aún se desconocen.

El golpe causó "lesiones muy graves" al trabajador por todo el cuerpo, según un portavoz de Emergencias 112. Estas contusiones provocaron su muerte sin que los sanitarios del Summa desplazados al lugar consiguieran reanimarle.

La empresa para la que trabajaba el joven se dedica entre otras cosas a realizar trabajos verticales y llevaba "un par de semanas" trabajando en la vivienda reformando los patios de la comunidad de vecinos, según relató uno de los inquilinos del portal.

Aplastado por unas vigas

A la muerte de estos dos jóvenes hay que unir la de un tercer trabajador que falleció ayer en el hospital 12 de Octubre. El empleado fue aplastado el jueves por unas vigas en la localidad de Las Rozas de Puerto Real (359 habitantes, al suroeste de la Comunidad, en el límite con Ávila). El herido fue trasladado al 12 de Octubre en helicóptero ante la gravedad de su situación. Allí falleció en la mañana de ayer, según informó Carmelo Plaza, secretario de salud laboral de CC OO Madrid.

CC OO pide sanciones

CC OO "lamentó" ayer la muerte de tres trabajadores en un día por accidente laboral, a los que hay que sumar el fallecimiento de otro empleado el sábado pasado al precipitarse por el hueco de un ascensor "cuando trabajaba solo y en prolongación de horario", según denunció Carmelo Plaza, secretario de Salud Laboral.

Para Plaza existen dos problemas en la región relacionados con el trabajo: "la falta de formación y las subcontratas".

"Las empresas sólo invierten en lo básico, lo que les van a pedir los técnicos trabajo", explica Plaza. "No se forma al trabajador en prevención de riesgos y están obligadas por ley".

Las subcontratas "abaratan el producto y la cadena se rompe por el eslabón más débil, el trabajador". Estas dos razones han contribuido a elevar la cifra de muertes por accidente laboral hasta las 93 en lo que va de año, sólo dos menos que en el mismo periodo de 2004, según los datos de CC OO. "Y sin contar los in itinere", añade.

Plaza reclamó a la Comunidad que sancione a las empresas que "de forma reiterada incumplen las normas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de agosto de 2005

Más información