Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Buenafuente dijo

El secuestro de un 'madelman'

La noticia: "Las agencias distribuyen por error una foto de un madelman como si fuera un marine secuestrado".

La fecha: jueves 3 de febrero de 2005 (programa número 12).

Se ha hecho público que unas fotos de un marine secuestrado en Irak en realidad eran fotos trucadas con un madelman. Si en lugar de fotos hubiera sido un vídeo, ya me veo a los soldados caminando a pies juntillas y cantando: "Los marines de Famosa se dirigen para Irak...".

No es la primera vez que los yanquis se confunden. De hecho, la CIA creía haber visto un arsenal de armas de destrucción masiva y en realidad era el Ford Apache de los clics de Famobil.

La fotografía del muñeco apareció en la página web de una organización islamista. Según fuentes confidenciales, en la web había otros mensajes como: "Tenemos a dos periodistas secuestradas. Se llaman Nancy y Barriguitas. O pagáis o secuestramos a la Chochona".

No es por nada, querido gremio, pero vemos una foto y, venga, cortar y pegar

Eso demuestra que los periodistas tampoco se lo curran mucho contrastando la información. No es por nada, querido gremio, pero vemos una foto y, venga, cortar y pegar: "Oye, que en la metralleta pone Feber". Y el otro: "Pone Feber, pone Feber... ¿Qué sabrás tú, que vienes del Qué me dices?".

Y es que en la era de la información corren muchas historias que al final no sabes si creértelas o no. Por ejemplo, lo del Baileys con Coca-Cola. Por favor, que alguien certifique ya lo que se está diciendo desde hace muchos años. Aquello de que si los mezclas se te hace una pasta que cristaliza en el estómago y te mueres. Y después ponen el anuncio de Baileys con aquellos flotando... "Ya puedes flotar, ya, que como te metas una Coca-Cola vas a ver...". Yo no sé si es cierto, pero un día tenía un paleta alicatándome el lavabo y me pidió un Baileys con Coca-Cola. Digo: "¿En vaso?". Dice: "No, en gaveta. Es pa pegar un par de racholas que me he quedao sin mortero".

Hay historias que se repiten cada cierto tiempo. Como que en un incendio se encontró un submarinista encima de un árbol porque un hidroavión le chupó mientras buceaba y le soltó sobre el bosque. Que digo yo: si el submarinista siempre es el mismo, debe estar hasta las bombonas. Yo, con perdón, no me lo creo. Por esa regla de tres, los bosques tendrían que estar llenos de peces. Y que yo sepa, besugos en el bosque sólo se ven los domingos.

También se cuenta el de gente que tuvo un problema en la carretera y les ayudó un motorista que resultó ser el Rey. Ojo susto, ¿eh? Además ya le ves venir, porque seguro que lleva un casco con corona: "Es para mí un motivo de honda satisfacción reparar este cigüeñal".

Otro rumor que ha triunfado es el que dice que el feo de la serie de televisión Aquellos maravillosos años es Marylin Manson. No me importa si es cierto o no, pero a mí me gusta mucho. Es como si se descubriera aquí que el Piraña de Verano Azul es Carlos Carnicero. "Buenas noches. Bienvenidos a Confesiones. Chanquete ha muerto".

Y me dejo muchas leyendas y rumores, como lo de la chica de la curva, lo del cocodrilo en las alcantarillas de Nueva York, lo de Cayetana y Aznar, lo de que Urdaci ha escrito un libro...

A veces son las mismas instituciones las que se encargan de lanzar bulos. El Ayuntamiento de Barcelona, por ejemplo: "Lo del Carmel no es nada". Su alcalde, Jean Clos van Damme, que antes de alcalde era anestesista y sigue practicando los dos oficios, llegó al Carmel, miró el socavón y preguntó: "¿Y esas grietas?". Y el encargado: "¿Esto? Aquí se pone un poco de Baileys con Coca-Cola y como nuevo".

Quizás en estos temas se tendría que ser un poco más riguroso. Porque en Catalunya, con que haya una cosa tripartida es suficiente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de agosto de 2005