Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad aprobará el reglamento del taxi pese al rechazo de 5.500 profesionales

Los autónomos del sector expresan su protesta en el aeropuerto de Barajas

La consejera de Transportes, María Dolores de Cospedal, aprobará el nuevo reglamento del taxi, que permite a cada profesional acumular hasta tres licencias. Así lo aseguró ayer, tras reunirse con la Federación Profesional del Taxi, que es contraria a la nueva reglamentación y aglutina a casi un tercio de los taxistas. Tras ese encuentro, De Cospedal dio por rotas las negociaciones con este sector. El PSOE acusó al Ejecutivo regional de mentir al aprobar el reglamento "sin el consenso prometido". Los taxistas se concentraron anoche en el aeropuerto de Barajas como protesta.

MÁS INFORMACIÓN

Las negociaciones que durante casi un año ha mantenido la Comunidad con los representantes de los taxistas para consensuar un texto legal que regule al sector, se rompieron ayer por parte de la consejera de Transportes e Infraestructuras, María Dolores de Cospedal (PP). Según la consejera, los representantes de la Federación Profesional del Taxi, que aglutina aproximadamente a 5.500 de los 16.000 taxistas que trabajan en Madrid, son culpables de "haber politizado este asunto".

Cospedal sospecha que "la federación no acepta ninguna de las posturas y no está dispuesta a ceder en nada". La consejera pidió al presidente de la federación, Julio Sanz, que reconsidere su postura y que "vuelva a pensar en la posibilidad de que en Madrid se puedan tener hasta tres licencias". Sanz considera que la ruptura de las negociaciones fue realizada por la Comunidad "cuando envió un texto que no estaba consensuado y por la vía de urgencia al Consejo de Estado".

El portavoz de Transportes del PSOE, el diputado José Quintana, ofreció ayer por la mañana una rueda de prensa junto a Sanz en la Asamblea de Madrid, donde ambos criticaron que el nuevo texto abra la puerta a las flotas de taxis que, según Quintana, "pondría en peligro al sector". El PSOE acusó a Cospedal de mentir, al aprobar el texto "sin el consenso prometido".La presidenta regional se comprometió a tener aprobado un nuevo reglamento para el taxi en sus primeros 100 días al frente del Ejecutivo (marzo de 2004). Primero lo intentó el ex consejero de Transportes Francisco Granados, quien propuso un reglamento que permitía la acumulación de hasta 6 licencias de actividad y que éstas pudieran ser obtenidas tanto por personas jurídicas como físicas. La desunión en el sector fue tal, que a Aguirre no le quedó más remedio que comprometerse a que si no se alcanzaba un texto por consenso haría un referéndum entre los taxistas.

Este compromiso fue roto ayer por la consejera María Dolores de Cospedal, que considera que "éste no es el mejor sistema para regular al sector". Los cerca de 200 taxistas concentrados ayer por la tarde frente a la sede de la consejería, en el número 17 de la calle de Maudes, cerca de Cuatro Caminos, pedían a gritos que se celebrase ese referéndum.

El diputado José Quintana, del PSOE, acusó a la consejera de "mentir" y de tener "miedo a la democracia al incumplir la promesa de realizar un referéndum entre todos los taxistas madrileños". "Cospedal sabe que ha firmado un acuerdo con la minoría del sector y que si hay un referéndum, lo pierde", dijo Quintana.

Sin embargo, la consejera dijo que la Gremial del Taxi aglutina a la mayoría del sector del taxi, "y no sólo está de acuerdo con el texto, sino que ha pedido incluso más de tres licencias".

Cospedal aseguró que la Gremial había aceptado la rebaja de seis a tres licencias y que éstas sólo pudieran tenerlas las personas físicas. Pero acusó a los representantes de la Federación Profesional de todo lo contrario: no sólo de no ceder en ninguna de sus reivindicaciones, sino de presionar "con paros, huelgas y concentraciones".

Julio Sanz, presidente de la Federación Profesional del Taxi, cree que la consejera ha "violado los acuerdos de una mesa de negociación sincera, sólo para aprobar este nuevo texto en el próximo Consejo de Gobierno". Según Sanz, los taxistas que él representa llevan un año "manipulados", y cree que el nuevo reglamento se va a aprobar con "nocturnidad y alevosía".

Cospedal, sin embargo, cree que este nuevo texto no favorece las flotas de taxistas y que la protesta de un sector del taxi, es "desmedida e injustificada, puesto que en Barcelona esto no ocurre y se permiten acumular hasta 50 licencias". Según la consejera, el nuevo reglamento impide que se cometan irregularidades con licencias y subarriendos, como ocurre en la actualidad, y vaticina que se sabrá "claramente quién puede tener una licencia y quién no".

Los trabajadores contrarios a la aprobación dejaron anoche sin taxis la parada de llegadas de Barajas y acordaron mantenerse en asamblea permanente en el aparcamiento que tienen en el aeropuerto. Julio Sanz aseguró que las protestas se mantendrán hasta el próximo Consejo de Gobierno si la Comunidad no retira el texto. A las diez de la mañana del jueves, día del consejo, se concentrarán en Sol, frente a la Presidencia regional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de julio de 2005