Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asesinados en Irak 12 empleados de una depuradora de agua de Abu Ghraib

Al Qaeda condena a muerte a los dos diplomáticos argelinos secuestrados en Bagdad

Al menos 12 empleados de una depuradora de agua fueron asesinados a tiros y otros 23 resultaron heridos ayer en la localidad de Abu Ghraib, a 30 kilómetros al oeste de Bagdad, según informó el Ministerio iraquí del Interior. Fuentes hospitalarias hablan de 17 muertos. En un primer momento, la cadena de televisión Al Yazira aseguró que se trataba de trabajadores de la cárcel de Abu Ghraib, lo que fue corregido por las autoridades. Entre tanto, la organización Al Qaeda en Irak anunció que ejecutará a los dos diplomáticos argelinos secuestrados el pasado jueves.

La empresa de la depuradora de Al Fares, que depende de los ministerios de Agricultura e Irrigación de Irak, es la encargada de instalar un sistema de agua potable en una zona cercana a la cárcel de Abu Ghraib. Poco después de la emboscada, la cadena de televisión qatarí Al Yazira informó de que las víctimas salían de la prisión en la que las fuerzas de Estados Unidos mantienen presas a 3.000 personas, noticia desmentida después. El Pentágono reconoció ayer que el número de detenidos bajo su custodia en Irak oscila entre 13.000 y 17.000.

Los ataques de la insurgencia contra blancos económicos forman parte de su estrategia, para fomentar el descontento de la población e impedir la normalización de los suministros de agua potable y electricidad, los más afectados tras la guerra.

Por otra parte, la organización del jordano Abu Musab al Zarquaui, Al Qaeda en Irak, emitió ayer un vídeo en el que aparecen los dos diplomáticos argelinos secuestrados el jueves. En la cinta se asegura que Alí Belarussi y Azedin Belkadi han sido "condenados a muerte". Ambos aparecen maniatados y con las manos a la espalda. Este anuncio recuerda el reciente caso del embajador de Egipto, Ihab al Sherif, que fue asesinado 24 horas después de la difusión de la condena por parte del mismo grupo.

El Gobierno de Argelia confirmó, por su parte, que el único diplomático que quedaba en Bagdad, Bachir Belhach, fue repatriado a Argel. El ministro argelino de Exteriores, Mohamed Bedjaui, declaró que su país hace "todo lo posible" para obtener la liberación de los rehenes.

A la amenaza de ejecución de los dos funcionarios argelinos se suman las muertes de al menos 11 personas en diversos incidentes armados ocurridos ayer en diversas partes de Irak. Cinco policías murieron en un ataque de la insurgencia en Basora, unos 550 kilómetros al sur de Bagdad, donde una mujer falleció tras la explosión de una bomba en el barrio de Al Bayá. En Fatha, a 200 kilómetros al norte de la capital, un agente de seguridad murió ayer en un ataque. Dos soldados perdieron la vida en Samarra, 125 kilómetros al norte de Bagdad, en la explosión de su vehículo. Otra bomba causó la muerte de un camionero paquistaní. Husein Alí Kamel, un antiguo general del Ejército del régimen de Sadam Husein, fue asesinado en plena calle por desconocidos en la localidad de Al Charqat, al norte del país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de julio de 2005