Entrevista:MIKEL CLEMENTE | Realizador de videos musicales

"Un videoclip sólo se justifica si ayuda a vender la música"

Además de realizador, guionista y tertuliano televisivo, Mikel Clemente (Barakaldo, 1964) es un realizador de vídeos musicales solicitado por rockeros como Fito & Fitipaldis, Platero Y Tú y Siniestro Total. Varios de esos trabajos, incluido So payaso, de Extremoduro, que le valió un Premio de la Música en 1997, y dos cortometrajes documentales han sido reunidos en el DVD Videoclips y rarezas (Discos de Freno-Nuevos Medios).

Pregunta. Es afortunado. No es habitual que la industria edite un DVD con la obra de un realizador.

Respuesta. Soy afortunado porque trabajo con amigos, tanto mis colaboradores habituales como la discográfica que lo ha editado, Discos de Freno. Tenemos en común que somos trabajadores y muy cabezones, por eso no tenemos nada que agradecer a la industria. Mi única ventaja para reunir un recopilatorio es que los grupos con quienes trabajo tienen un estilo lo suficientemente próximo para dejarse enlatar juntos. Paradójicamente, la mayor dificultad ha sido conseguir reunir los permisos de las diferentes discográficas.

"Los músicos están habituados a una disciplina grupal que resulta muy útil a un director"

P. ¿Su tarea tiene más trascendencia que la que la gente cree?

R. No lo creo. De todos modos, la gente es muy diversa. Hay quien supervalora nuestro trabajo y quien sólo se fija en el grupo que interpreta la música.

P. ¿Qué características debe tener un buen videoclip?

R. A mí lo único que me preocupa, además de quedarme personalmente satisfecho, es que mi trabajo no ofenda a los compositores e intérpretes de la música. Pero la respuesta realista es que un videoclip sólo se justifica si ayuda a vender la música en que se apoya.

P. ¿Hay calidad en los vídeos de los artistas españoles?

R. El problema que veo es que los únicos que pueden permitirse producir videoclips en unas condiciones dignas son, en general, aquellos a quienes interesa más vender el producto que contar algo original.

P. La portada le presenta como "el mejor realizador de Bilbao". ¿Peca de arrogancia?

R. Claro que peco de arrogancia, si no, el eslogan no sería un chiste de bilbaínos. Pero en el fondo disfraza una debilidad. Los realizadores dedicados en serio a esto aquí, se pueden contar con los dedos de un muñón. El motivo se descubre contestando a otra pregunta: ¿cuántos músicos de Bilbao pueden pagarse un videoclip?

P. ¿Tiene en mente dedicarse al cine?

R. No he nacido para dirigir cortometrajes de ficción, porque la calidad de vida de la gente que se dedica a ello me recuerda demasiado a la de los equilibristas de circo. Esta gente es incluso más cabezona que yo. Y con los documentales, junto a los videoclips mi verdadera pasión, no creo que pueda ganarme la vida mejor que con los vídeos.

P. ¿Cabe asemejar el proceso de facturar un videoclip al de un cortometraje?

R. El videoclip es un género muy abierto. En Videoclips y rarezas se comprueba que puede ser tan válida una animación como una libre sucesión de imágenes sólo sometida por el ritmo de la música. Pero también los hay que priman la historia, estilo cortos de ficción. Varios de mis videoclips son cortometrajes en todos los sentidos, excepto uno, nos ahorramos la dificultad que supone grabar el sonido directo.

P. ¿Un realizador tiene verdadero margen de maniobra, puede ser creativo?

R. En mi caso, sí. Cuando los artistas con quienes trabajas no se basan en el espíritu comercial, las posibilidades creativas son mayores. Yo nunca he sido un realizador de discográfica, sino de grupos, y estos me dan en muchos casos ideas para inspirarme, pero tienen muy claro que el marrón lo debo resolverlo yo.

P. ¿Son los rockeros buenos actores?

R. Hay algunas excepciones muy dignas, pero la mayoría prefieren salir tocando su instrumento. A algunos incluso les molesta hacer playback. Aunque, al contrario de lo que piensa mucha gente, por su trabajo están habituados a una disciplina grupal que resulta muy útil a un director. En este aspecto también hay excepciones muy dignas.

P. El rock se asocia con rebeldía, inconformismo. ¿Sale rentable provocar escándalo?

R. Desde un escenario no lo sé, pero en lo que a mí me compete, los programadores de las televisiones generalistas están tan preocupados por la audiencia, y ejercen un control tan riguroso sobre lo que emiten, que sólo permiten colarse algo escandaloso si les puede repercutir en beneficios.

P. ¿Qué tiene entre manos?

R. Estoy a punto de terminar de montar un concierto de Doctor Deseo que se editará en DVD el próximo otoño. Además, estoy inmerso en Embarcadero, un largo documental que pretende ser la crónica de la vida de dos marinos anclados en tierra. La meta está en noviembre, espero estrenar en Zinebi. Después de seis años me encuentro en el esprint final, por eso no me quedan neuronas para pensar más allá del 2005.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 24 de julio de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50