MI AVENTURA | EL VIAJERO HABITUAL

Sin miedo al monstruo

HACÍA FRÍO. Era agosto, pero las temperaturas no subían de los 15 grados. Un inmenso lago de aguas azules y negras se extendía ante nuestros ojos. Imposible resistirse. Corrimos por el muelle mientras nos ajustábamos el bañador y al llegar al extremo nos lanzamos -como se ve en la imagen- sin pensar en la impresión que recibiríamos.

Estamos en Escocia, en el famoso lago Ness. Oriol y yo mismo, Joan Marc -16 años-, viajábamos con muestros padres para visitar castillos y contemplar unos paisajes como no habíamos visto nunca: verde y agua, verde y agua... Mar y lagos y de vez en cuando un chapuzón. En Ullapool, cerca del extremo norte, nos dimos el baño más emocionante. Todo el día habíamos viajado por carreteras muy estrechas -en Escocia es habitual circular por vías de un solo sentido donde si viene algún coche de frente tienes que ponerte en el arcén- y cuando llegamos anochecía. No nos lo pensamos. Cruzamos aprisa la calle y nos tiramos al agua heladísima. Los habitantes nos miraban con sorpresa y aguantamos hasta diez minutos antes de salir tiritando. A la mañana siguiente, en estas mismas aguas vimos nadar a un par de enormes focas.

Más información

Joan Marc y su amigo Oriol al zambullirse en el lago Ness, en Escocia.
Joan Marc y su amigo Oriol al zambullirse en el lago Ness, en Escocia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 22 de julio de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50