Irene, sexto nieto de los Reyes, bautizada en una ceremonia familiar

Irene Urdangarín y Borbón, hija de los duques de Palma, fue bautizada ayer por la tarde en el Palacio de la Zarzuela de Madrid, en una ceremonia familiar. El escenario elegido por la infanta Cristina y su esposo, Iñaki Urdangarín, fue la zona ajardinada que da acceso a la capilla del palacio. Hasta allí llegaron los reyes de España, los príncipes de Asturias y los duques de Lugo, con sus dos hijos. La pequeña es el sexto nieto de don Juan Carlos y doña Sofía.

La familia Urdangarín se desplazó al completo, encabezada por Juan María Urdangarín y Claire Liebaert, padres del duque de Palma.

También acudieron Irene de Grecia, a quien la pequeña debe su nombre, y las infantas Pilar y Margarita, tías de doña Cristina. Los duques de Palma de Mallorca quisieron que sus amigos Pedro López Quesada y Rosario Nadal fueran los padrinos de Irene. Ellos llegaron acompañados por sus parejas, Cristina Borbón-Dos Sicilias y Kyril de Bulgaria. La infanta y su esposo también invitaron al bautizo de su hija Irene al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez-Zapatero, y a su esposa, Sonsoles Espinosa.

Y, como en todos los bautizos de los nietos de los Reyes, junto a los familiares, el equipo médico y el personal sanitario -en esta ocasión, encabezado por el doctor Manuel García Valdecasas- que atendió a doña Cristina durante el parto, el pasado 5 de junio en la clínica Teknon de Barcelona. La pequeña Irene fue bautizada, siguiendo la tradición de la familia real, con agua procedente del río Jordan traída especialmente para esta ceremonia, que fue oficiada por el cardenal Antonio María Rouco, arzobispo de Madrid, y por Francisco Pérez González, arzobispo castrense de España. La pila utilizada fue una pieza del Palacio Real de principios del siglo XIX, que también se usó en los bautizos de los otros nietos de los reyes de España. La pequeña también vistió el traje de cristianar que llevó el Rey, sus hijos y sus otros nietos.

El coro de las religiosas Hijas de Santa María del Corazón de Jesús de Galapagar interpretó varias piezas musicales durante la ceremonia.-

La infanta Cristina sostiene en sus brazos a su hija Irene durante el bautismo oficiado por monseñor Rouco.
La infanta Cristina sostiene en sus brazos a su hija Irene durante el bautismo oficiado por monseñor Rouco.EFE

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 15 de julio de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50