Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:MATTHEW FOX | Actor

"Perdidos' se ha rodado como muchas de las grandes películas"

Matthew Fox (Wyoming, Estados Unidos, 1966) se ha convertido en un rostro popular gracias a Perdidos. Más de 18 millones de espectadores siguen en su país los avatares de los supervivientes de un accidente aéreo atrapados en una isla desierta. La serie, creada por J. J. Abrams (guionista de Alias y director de Misión imposible 3), se ve en medio mundo. En España se puede seguir en el canal Fox (Digital +) y TVE (jueves, 22.00). Matthew da vida a Jack, el intrépido y enigmático médico de Perdidos.

Pregunta. Jack es el líder indiscutible del grupo. ¿Cómo definiría a su personaje?

Respuesta. Es el centro moral de la serie y tiene un concepto muy alto de la dignidad humana. La isla tiene una circunstancia en la que la gente parece que pueda convivir fuera de las normas sociales y él quiere que todos se traten con respeto. Mi personaje es heroico en las acciones, pero también tiene sus fallos como persona. Es muy duro juzgando a los demás y a él mismo.

P. ¿Pensó en algún momento en el gran éxito de Perdidos?

R. Siempre pensé que esta producción era increíblemente buena. Conocía a los productores, el reparto era fantástico, y los guiones, de lo mejor que ha llegado a mis manos. Con estos ingredientes, el show tenía que ser bueno. Aunque a priori todo apuntaba al éxito, nunca se sabe cómo va a responder el público.

P. En un capítulo su personaje dice: "Si no podemos vivir juntos, moriremos solos". ¿Cree que éste puede ser el mensaje de la serie?

R. Efectivamente, es uno de los grandes mensajes. Perdidos invita a meditar sobre la naturaleza del ser humano: si podemos tener esperanza, compasión y optimismo en condiciones extremas o sólo centramos nuestras expectativas en sobrevivir cualquiera que sea el precio. Jack hará todo lo posible para que él y el grupo sobrevivan.

P. ¿Es un seguro de vida trabajar con J. J. Abrams?

R. Ja, ja. Efectivamente, J. J. Abrams tenía una gran reputación que yo había oído antes de embarcarme en esta serie y he comprobado el porqué. Hemos tenido las mejores condiciones de trabajo que un actor puede pedir. Además, los guiones de Damon Lindelof y su equipo eran maravillosos.

P. ¿Qué opina del formato cinematográfico adaptado a la serie?

R. Rodar en las paradisiacas playas de Hawai es en sí muy cinematográfico. En cualquier sitio que pongas la cámara hay encuadres llenos de fuerza. La serie se ha rodado como muchas de las grandes películas.

P. ¿Qué nos depara la segunda temporada de Perdidos?

R. No puedo desvelar muchos secretos porque sólo sé lo que va a ocurrir en los primeros capítulos. Veremos a un Jack mucho más fuerte, ya que ha tomado conciencia de su rol dentro de la jerarquía de la isla y está más preparado mentalmente. En la primera temporada se ha podido ver cómo resolvía los problemas con su padre en el pasado, y ahora se verá lo que pasa en la perfecta relación que mantenía con su mujer y se sabrá por qué nunca había hablado de ella en la isla.

P. ¿Y el final de la primera?

R. El último episodio dura dos horas y creo que es realmente bueno. Habrá importantes revelaciones, pero también se plantearán profundas preguntas. La audiencia estará satisfecha de las respuestas y hambrienta de saber más cosas. El público español no saldrá defraudado, como no lo hicieron los 22 millones de telespectadores que vieron ese capítulo en EE UU.

P. Con 22 millones de espectadores, ¿preocupan las audiencias?

R. Yo ya había conocido el éxito con la serie Cinco en familia, pero ahora estoy disfrutando como nunca de mi profesión y de los resultados. De todas formas, no estoy muy pendiente de las audiencias, eso es trabajo de otros.

P. ¿Sabría sobrevivir en una isla desierta?

R. Creo que sí. Me crié en las montañas de Wyoming y he estado mucho tiempo solo. Sobreviviría sin problemas, pero no me gustaría estar en la situación de Jack. No es lo mismo cuidar de uno mismo que de cuarenta personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de julio de 2005