Tráfico asegura que los trayectos cortos son los más peligrosos

El último fin de semana, con 43 víctimas mortales, ha sido el peor del año

La mayoría de las 43 muertos de este fin de semana se produjo en carreteras locales y autonómicas, por lo que los trayectos cortos son los más peligrosos, explicó ayer la Dirección General de Tráfico (DGT). Las distracciones y el exceso de velocidad fueron las "principales causas" de los 34 accidentes mortales del fin de semana, y el 25% de los fallecidos no usaba sistemas de seguridad como el cinturón o el casco, según explico la DGT.

Las dos primeras semanas de julio dejan un negro balance: 125 fallecidos en 53 accidentes de tráfico. A pesar de ello, la siniestralidad se redujo un 9,5% respecto al mismo periodo de tiempo de 2004, en el que hubo 138 víctimas mortales.

Este fin de semana, las carreteras españolas se han cobrado 43 vidas, el doble que el anterior, en el que murieron 22 personas, y que coincidió con la primera fase de la Operación Salida del verano. El año pasado también se produjo un incremento de la siniestralidad en el mismo fin de semana -entre el 9 y el 11 de julio-, convirtiéndose en uno de los peores del verano de 2004, con 40 fallecidos y 24 heridos graves.

La mayoría de los 34 accidentes de este fin de semana -entre las 15.00 del viernes y las 24 horas del domingo- se produjeron en la red de carreteras autonómicas y locales, lo que según la Dirección General de Tráfico "induce a pensar que se trataba de trayectos cortos". Este tipo de desplazamientos, a la playa o a las fiestas populares, son los más habituales durante los fines de semana del verano.

La DGT señala que "la distracción del conductor y el exceso de velocidad fueron las causas principales de los siniestros". De las 43 personas que perdieron la vida, 11 fallecieron en 10 accidentes causados por una distracción. Otras ocho murieron en cinco siniestros debidos al exceso de velocidad.

Elementos de seguridad

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La Dirección General de Tráfico (DGT) hizo hincapié en que "el 25% de los fallecidos de este fin de semana no usaba un sistema adecuado de seguridad (cinturón, casco o elemento reflectante)".

Las cifras no mienten: de las 34 víctimas mortales en turismos, ocho no llevaban cinturón y el único conductor de ciclomotor que perdió la vida al salirse de la vía el vehículo que conducía, no llevaba el casco. Tampoco llevaban el casco de seguridad obligatorio los dos ciclistas fallecidos el pasado fin de semana.

Además, los dos peatones que murieron después de ser atropellados no usaban ningún elemento reflectante -obligatorio para transitar de noche por una carretera- según fuentes de la DGT.

"Ni una gota de alcohol"

"Al volante, ni una sola gota de alcohol". Ese enunciado resume el objetivo de la campaña que la Dirección General de Tráfico (DGT) puso ayer en marcha y que durará hasta el próximo día 24. Para conseguirlo, la DGT prevé que la Guardia Civil realice 10.000 controles de alcoholemia diarios.

La DGT mantiene que el alcohol causa entre el 30% y el 50% de los accidentes. Un informe toxicológico-forense abunda en esa tesis. En 2003, el Instituto Nacional de Toxicología analizó los cuerpos de 1.621 conductores fallecidos, de los que 501 (32%) superaban la cantidad de alcohol permitida (0,5 g/l). De entre los dos millones que soplaron ese año, sólo el 3,95% (86.000), dio positivo.

Durante una campaña similar, el verano pasado al 2% la cifra de los que dieron positivo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS